Turismo

Las 4 mejores islas en Italia. No se pierda la 1ra

Italia es uno de los países europeos más emocionantes, bellos y auténticos. Y a pesar de que no cuenta con tamaño similar a Estados Unidos, Brasil o Rusia, ofrece muchos incentivos a los turistas.

Unos de los aspectos más resaltantes de su territorio son las islas.

Existen centenares –y posiblemente miles– de islas italianas asombrosas llenas de monumentos, diseños o una exquisita culinaria. Sin embargo, cabe destacar 4 imponentes zonas imposibles de perderse.

A continuación se enlistarán las cuatro islas que no puede obviar si planea viajar a Italia:

1.      Isla de Elba

  Isla de Elba
Isla de Elba

Ganó popularidad a nivel internacional por ser la isla donde exiliaron al antiguo emperador de Europa, Napoleón Bonaparte. Se ubica a más de 50 kilómetros de la isla de Córcega, divisando hermosas vistas y un ambiente fenomenal.

Elba tiene la extensión más grande del archipiélago toscano, un destino imprescindible para quienes deseen disfrutar el sol, agua y –sobre todo– la soledad.

Dicho archipiélago se encuentra conformado por más de 150 playas de arena fina, aguas dulces y montañas boscosas, pintorescas y relajantes.

Cuando ponga un pie en la isla, recuerde visitar el complejo de Marina di Campo, las aguas azules de Fetovia y la arena de Procchio. Siempre llevará con usted esas maravillosas experiencias.

Entre los aspectos seductores de Elba, no hay que obviar las rocas preciosas. Los visitantes tienden a encontrar cristales de cuarzo en las laderas de minerales Monte Capanne.

Una piedra de cuarzo le brindará un toque singular a su habitación, además de recordarle lo que experimentó en este destino.

Por otro lado, entre las actividades más codiciadas a nivel local se encuentra el buceo y snorkel. El Archipiélago Tocano, siendo considerado el parque marino de mayor valor en Europa, es un lugar imperdible para bucear.

Encontrará una amalgama de especies y corales deslumbrantes. Además, puede ubicar a botánicos, geólogos y naturalistas.

Si tiene alguna duda o desea conocer más sobre el fondo marino, no olvide preguntarles.

2.      Procida

Procida
Procida

Es catalogada la isla más pequeña de las tres que se localizan en la había de Nápoles. Es un lugar singular, maravilloso y con un arte culinario exquisito.

Procida se caracteriza por:

  • Casas con una arquitectura de antaño y color pastel
  • Su amalgama de puertos coloridos, y
  • Playas vírgenes que emiten una sensación de frescura y relajación que no se puede perder.

En caso de que sea un amante de la cultura italiana en general, y haya visto películas como «Il Postino» o «El talento de Mr. Ripley», no tardará en reconocer este lugar.

La isla fue empleada en decenas de filmes en las últimas décadas, lo que acrecentó su fama en las redes sociales.

Una vez ahí, los sitios que debería visitar son:

  • Marina di Corricella: un seductor puerto repleto de restaurantes y bares. Le encantará comer pescado fresco con la sazón italiana.
  • Iglesia de San Miguel: contiene cúpulas asombrosas que muestran a San Miguel luchando contra los turcos invasores.
  • Casco Antiguo Medieval de Terra Murata: el punto más alto de la isla, donde divisará todo tipo de vistas excitantes y su centro cultural.

Los expertos señalan que, desde un punto de vista geológico, siempre fue una isla de origen volcánico.

Fue víctima de cuatro volcanes diferentes durante los últimos 30.000 años. Volcanes que, en la actualidad, están apagados.

3.      Ischia

Ischia
Ischia

Es una de las islas que alberga la bahía de Nápoles, también conocida por sus hermosos paisajes naturales, aguas termales y el volcán que la representa.

Ischia se divide en:

  • Ischia Ponte: encantadora, imponente y seductora. Alberga el castillo de Aragón, una de las principales atracciones para los turistas y nativos.
  • Ischia Porto: a diferencia de su vecina, se caracteriza por tener más extendido el modernismo, elegancia y negocios. El centro moderno de la isla está inundado por boutiques, bares y restaurantes para todos los gustos.

Unos de los espacios favoritos de los visitantes es Forio, un punto de partida para todo amante de la cultura italiana. Destaca por:

  • Sus tiendas
  • Una activa vida nocturna en las playas, y
  • Un conjunto interesante de restaurantes.

Entre otros atractivos que debería visitar se encuentran los jardines de Poseidón en la bahía de Citara, el pueblo de pescadores de San Ángel y las casi quiméricas villas y jardines públicos.

Si prefiere realizar algunas actividades deportivas o explorar la naturaleza, la isla Ischia es el lugar ideal para usted. No tardará en divisar una relación fauna-flora sobrenatural, preciosa y auténtica.

4.      Cerdeña

Cerdeña
Cerdeña

Se posiciona como la segunda isla más grande del Mediterráneo, por lo que consigue un encanto natural que le dejará hechizado. Tanto metafórica como literalmente.

Unos los aspectos que no podrá dejar de resaltar son sus artes culinarios, una cultura diversa y un ambiente tan relajante que olvidará todas sus obligaciones cotidianas.

Podemos divisar tanto el glamour de la Costa Esmeralda –un recorrido plenamente recomendado– como las ruinas romanas y elevaciones de piedra, construidas hace más de 30 siglos.

Siendo considerable su extensión de tierra –al menos mayor que la media en el archipiélago–, cuenta con brillantes playas de aguas turquesa traslucidas y arena fina. Todas sus playas tienen identidad, alta calidad de servicios y, en especial, una gran vista.

Los trotamundos hacen hincapié en la diversidad cultural, estructural y natural con la que cuenta Cerdeña, sin embargo, hay ciertos destinos que no se puede dar el lujo de ignorar. Entre ellos se distinguen:

  • Gola de Gorropu: singular, libre y tranquilizante.
  • El cañón más amplio de Europa: un destino al que le tomará más de una fotografía.
  • Tharros: una de las zonas arqueológicas más impresionantes.
  • Costa verde: ofrece las mejores vistas a centenares de kilómetros de distancia.
  • Dunas de Piscinas: un ambiente que no podrá dejar de mirar.

Por otra parte, no dude en visitar las ciudades de Cagliari y Oristano, donde se le facilitará emprender escaladas, acampar o caminar para distraerse un momento de sus playas –porque, aunque son preciosas, mucho de algo no es bueno: aburre y se vuelve repetido–.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba