SUSCRÍBETE
Turismo

Viajes a Estonia

La República de Estonia, un país que forma parte de la Unión Europea y la OTAN, se encuentra al noreste de Europa y comparte fronteras con Letonia y Rusia, además de limitar con el golfo de Finlandia y el mar Báltico.

Esta nación de clima atlántico y continental que se divide en quince condados comenzó a poblarse desde tiempos prehistóricos. Por allí pasaron grupos finougrios, alemanes, daneses, rusos y ucranianos, por citar sólo algunos.

Además de una gran cantidad de bellos paisajes, el viajero que llegue hasta la superficie estonia encontrará diversos sitios que valen la pena apreciar y retratar, ya sea por sus características arquitectónicas, su belleza natural, su importancia histórica o su relevancia cultural.

El Castillo de Toompea, el Jardín Botánico de Tallin, la porción estonia del Arco Geodésico de Struve, la Catedral de Alejandro Nevski y el Castillo de Haapsalu son sólo algunos de los lugares que no deberían dejar de visitarse durante la estadía en esta república que encuentra su capital en Tallin, la ciudad más poblada y el principal puerto de la nación.

Bandera, mapa y datos generales

Nombre Oficial: República de Estonia Capital: Tallin Superficie: 45.226 Km2 Población Total: 1.332.893 habitantes Ciudad con mayor cantidad de habitantes: Tallin Densidad de Población: 29,8 hab./Km2 Idioma Oficial: Estonio Otros idiomas o lenguas: Ruso Tipo de Gobierno: República Parlamentaria PIB: US$ 21.278 millones Moneda: Corona Estonia Prefijo telefónico: +372Teléfonos Útiles: Policía: 110Bomberos: 112Urgencias médicas: 112

Clima

En la República de Estonia, el clima resulta influenciado por el continente euroasiático y el océano Atlántico. Por esa razón, las condiciones meteorológicas en esta nación presentan tanto singularidades continentales como atlánticas.

Allí, las estaciones son cuatro y presentan la misma duración. Por lo general, el termómetro oscila entre los 4 y los 6 grados centígrados, pero existen algunas diferencias entre la costa y el interior del país.

En julio, por ejemplo, en las islas bálticas la temperatura media se sitúa en los 16,3 grados centígrados, mientras que en otras regiones estonias el ambiente suele ser un poco más cálido, con marcas térmicas superiores a los 17 grados centígrados. En febrero, en cambio, el interior de la república resulta más frío en comparación a las áreas costeras, con temperaturas promedio de 7,6 grados centígrados bajo cero para la primera zona mencionada y 3,5 grados centígrados bajo cero para los rincones cercanos a la costa.

Principales ciudades

Tallin

La ciudad de Tallin no sólo es la metrópoli más relevante de la República de Estonia por ser la más poblada del territorio o ser su principal puerto: también es importante por ser capital del condado de Harju y el centro político y económico de la nación.

Esta antigua urbe fundada por germanos se sitúa sobre la costa norte del país (a orillas del golfo de Finlandia) y alberga en su superficie desde empresas hasta el parlamento estonio, el palacio presidencial y los ministerios.

En Tallin, los inviernos suelen ser muy fríos y secos, mientras que la primavera se caracteriza por ser una estación fresca con pocas influencias húmedas. El otoño y el verano, en cambio, suelen ser períodos lluviosos y algo cálidos.

En el centro de esta localidad, los viajeros pueden encontrar diversas torres medievales, mientras que en la periferia de la región aún se conservan sitios de estilo soviético. Cuando uno llega hasta la capital de la nación resulta imposible pasar por alto los encantos del casco antiguo (denominado Vanalinn en su parte baja y Toompea en su punto más alto), la belleza del parque Kadriorg y la riqueza del distrito de Pirita. Los autobuses, los tranvías, los trolebuses, los trenes, los ferries y hasta los aviones que salen del aeropuerto que sirve a la ciudad contribuyen, sin duda, a unir distintos puntos tanto de Tallin como de las afueras del territorio.

Según está previsto, en 2011 Tallin tendrá el privilegio de ser la primera ciudad estonia en ser nombrada Capital Europea de la Cultura. Quizás, ese reconocimiento anime a más de un turista a llegar hasta esta metrópoli repleta de museos donde también abundan los festivales de perfil musical, los eventos deportivos y los centros comerciales.

Tartu

La ciudad más importante del sur de la República de Estonia es Tartu, la segunda metrópoli más poblada de la nación.

Esta localidad que, en otros tiempos, supo llamarse Tarbatu, Yuryev y Dorpat, se sitúa en cercanías del río Emajogi y está separada del sureste de Tallin por sólo 186 kilómetros de distancia.

Desde que se fundó la prestigiosa Universidad de Tartu (institución creada en 1632 por el rey Gustavo II Adolfo de Suecia), esta zona de clima húmedo continental y perfil multiétnico donde conviven grupos estonios con pobladores rusos, ucranianos y germanos, entre otros, constituye el centro cultural e intelectual del país.

La Iglesia Luterana de San Juan, la Plaza Barclay, el Instituto Estonio de Zoología y Botánica, el Cementerio Raadi y el Estadio Tamme son sólo algunos de los sitios ubicados en Tartu que pueden llegar a cautivar a gran parte de los turistas que lleguen hasta la región.

Narva

En el límite norte entre la República de Estonia y Rusia se localiza Narva, la tercera ciudad más grande del país.

Esta metrópoli que forma parte del condado de Ida-Viru se encuentra a 200 kilómetros de distancia de la capital nacional. Pese a ser un sitio antiguo, Narva perdió gran parte de su esplendor histórico ya que, durante la Segunda Guerra Mundial, la mayor parte de sus edificaciones fue destruida.

De todas formas, aún es posible hallar rastros del pasado al observar el castillo construido en el siglo XV que todavía se luce en la región o al visitar la bella Fortaleza de Ivangorod. Si las cuestiones históricas no les resultan de interés, entonces pueden disfrutar el encanto de Narva desde las distintas tiendas que funcionan en la ciudad y contribuyen a darle a la zona un fuerte perfil comercial.

sitios de interés

El asentamiento de Pulli, junto al río Pärnu, fue el primero en territorio estonio: se creó hace unos 11.000 años, de acuerdo a diversas pruebas científicas. Influencias romanas, ataques bálticos, presencia de alemanes y daneses, dominio sueco y polaco, anexión a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.) e independencia en 1991 formaron parte del desarrollo histórico de la nación.

El Museo Nacional de Estonia, fundado en 1909 en Tartu, permite conocer las tradiciones y costumbres del pueblo estonio. El Museo de la Lucha por la Libertad de Estonia, ubicado en Lagedi, se especializa en exhibiciones de la Segunda Guerra Mundial. Otro sitio muy interesante es el Museo Estonio al Aire Libre, que presenta la reconstrucción de una aldea del siglo XVIII a lo largo de 79 hectáreas y con 72 edificaciones.Castillo de ToompeaEl Castillo de Toompea o Castillo de los Daneses fue construido en una colina de piedra caliza en el centro de Tallin. La primera estructura había sido desarrollada con madera entre los siglos X y XI.

Los cruzados daneses tomaron el castillo en 1219 y, a partir de entonces, fue reconstruido en diversas ocasiones. El Castillo de Toompea alberga, en la actualidad, la sede del Parlamento de Estonio.

La torre Pikk Hermann, que comenzó a construirse alrededor del año 1360 y se agrandó en el siglo XVI hasta superar los 45 metros, es uno de los emblemas del castillo. Puede accederse a su parte superior gracias a una escalera de 215 escalones. Todos los días, se iza una inmensa bandera de Estonia que corona Pikk Hermann mientras suena el himno nacional.

En las cercanías del Castillo de Toompea se halla la Catedral de Alejandro Nevski, que terminó de construirse en 1900.Castillo de HaapsaluLa ciudad de Haapsalu presenta un castillo episcopal fundado en el siglo XIII. Su construcción se extendió durante tres siglos y fue combinando distintos estilos de acuerdo con las necesidades de defensa del lugar.

Murallas, torres, campanarios y patios fueron destruidos y reconstruidos en distintos momentos históricos. El Castillo de Haapsalu incluso contó con un campo deportivo que fue utilizado hasta la década de 1960.

Uno de los principales puntos de interés de este castillo es la Catedral de San Nicolás, considerada como la más grande de los países bálticos entre las iglesias de una sola nave. Tiene una superficie de 425 metros cuadrados y alcanza una altura de 15,5 metros.

Cuenta la leyenda que, en las noches de luna llena de agosto, aparece la imagen de una doncella conocida como la Dama Blanca. Se trataría de una joven que se enamoró de un canónigo y que ingresó a la catedral pese a que la entrada estaba prohibida para las mujeres. Por eso fue encerrada dentro de un muro hasta que murió.

Zoológico de Tallin

A pocos kilómetros del centro de la capital estonia se encuentra el Zoológico de Tallin, que exhibe más de 330 especies de mamíferos, aves, reptiles y peces. El lugar es famoso por albergar la comunidad de cabras salvajes en cautiverio más grande del mundo.

Este zoológico fue fundado en agosto de 1939, aunque ocupa su ubicación actual desde 1983. Bisontes, elefantes, ciervos, hipopótamos, osos, águilas, pumas, cocodrilos, conejos, lobos, rinocerontes, jabalíes, camellos y linces son algunos de los animales que pueden apreciarse en este sitio.

Pese a tratarse de un parque zoológico bien conservado, el zoo sufrió una tragedia en 2007 cuando un oso polar escapó de su jaula por una negligencia humana. El animal fue anestesiado pero su corazón no resistió y falleció.

El zoológico de Tallin se encuentra abierto todos los días. Cabe destacar que se realizan visitas guiadas para grupos de visitantes en estonio y en otras lenguas.

Actividades y atractivos turísticos

Estonia es un país de tierras bajas, con una altura media de apenas 50 metros. El montañismo, por lo tanto, no es una actividad que pueda realizarse en este territorio; en cambio, las planicies y las superficies boscosas resultan ideales para el senderismo.

Suur Munamägi es el punto más alto de la nación, con una altura de 318 metros. En su cima se encuentra una torre de observación de casi 30 metros que permite apreciar algunas regiones de Rusia y Letonia.

Un lugar imperdible es la cascada de Valaste, en el municipio de Kohtla. Este salto de agua es el más alto del país y surgió en la década de 1970 tras la realización de obras de drenaje en un arroyo. Durante el invierno, el agua se congela y aparece un paisaje formado por témpanos de hielo.

La mayor cascada natural estonia, en cambio, es Jägala, que alcanza una altura de 8 metros y tiene un ancho de unos cincuenta metros. Los arqueólogos creen que aquí se realizaban rituales pre-cristianos.

Bosques

Los bosques cubren cerca del 45% del territorio estonio. Las superficies boscosas aparecen tanto en las llanuras como en las mesetas y en las islas de este país europeo. El bioma más habitual es el bosque mixto sarmático, que se enmarca en los bosques templados de frondosas. El roble albar, la picea de Noruega y el pino silvestre se combinan para constituir el hábitat de diversos mamíferos, como alces, jabalíes, linces, osos, lobos y castores. En esta zona se encuentra también la Reserva Natural de Alam-Pedja, donde el bosque se junta con pantanos y humedales de gran importancia ecológica.

Lagos

El lago Peipus, en la frontera con Rusia, es el cuarto lago más grande de Europa. Tiene una superficie de 3.500 kilómetros cuadrados y una profundidad media de 7 metros que permite realizar múltiples actividades recreativas (incluyendo la pesca). En el sur del país, se destaca el lago Pilkuse, que alberga 27 especies de plantas y peces como el lucio y la perca. Ubicado dentro del Parque Natural de Otepää, el Pilkuse cuenta con un robledal en sus orillas. El lago Püha, por su parte, presenta un sendero turístico de 13 kilómetros en sus márgenes que incluye una exposición didáctica sobre la naturaleza de la zona. Una bella playa y la posibilidad de nadar en sus aguas completan la propuesta de este lago.

Islas

La región insular de Estonia cuenta con más de 1.500 islas, la mayoría de ellas deshabitadas y de escasa superficie. La isla más grande es Saaremaa, en el mar Báltico. Se trata de una isla poblada desde hace, al menos, cinco mil años. Los cráteres de Kaali, formados por el impacto de meteoritos alrededor del año 660 a.C., son uno de los principales atractivos de Saaremaa. El cráter principal alberga un lago que fue considerado sagrado y utilizado para realizar sacrificios rituales durante varios siglos. Hiiumaa, que tiene más de la mitad de su superficie cubierta por bosques, es la segunda isla más extensa del país.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba