Turismo

Viajes a Estocolmo

Si bien Estocolmo es una metrópoli importante por ser la capital y la ciudad más grande de Suecia (así como también por albergar a las principales instituciones gubernamentales), desde el punto de vista turístico no son estos roles los que vuelven interesante a la región que, en 1998, fue designada Capital Europea de la Cultura, sino su riqueza histórica y cultural.

Esta urbe repleta de puentes que fue fundada en la pequeña isla de Stadsholmen atesora numerosos museos (varios de los cuales son gratuitos), conserva algunos sitios que la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad (entre los que se puede citar al Cementerio del Bosque) y está compuesta por numerosos barrios pintorescos que, sin duda, hacen de los paseos turísticos una experiencia entretenida y enriquecedora para el viajero.

En Estocolmo, nadie debería perder la oportunidad de conocer el Museo Vasa, el casco histórico conocido como Gamla Stan, el museo y zoológico bautizado como Skansen, el Palacio Real, el Museo Nacional de Bellas Artes, la Catedral de San Nicolás y el parque de atracciones Gröna Lund.

Bandera, mapa y datos generales

Nombre oficial: Estocolmo País: Suecia Superficie: 188 Km2 Fundación: 1250 Población Total: 1.287.988 habitantes Densidad de Población: 4.052 hab./Km2 Idioma Oficial: Sueco Moneda: Corona

Clima

Estocolmo es una ciudad donde el clima nórdico demuestra su severidad a través de veranos templados y crudos inviernos.

Si bien las marcas térmicas durante la temporada invernal suelen situarse en torno a los 0 grados centígrados, con frecuencia se registran valores bajo cero y el frío existente parece ser mayor por la gran cantidad de nieve que cubre al territorio y las pocas horas de luz que se disfrutan durante esa época.

La primavera y el otoño, en cambio, se caracterizan por ofrecer temperaturas algo más elevadas (entre los 7 y los 16 grados centígrados), así como el verano parece ser la estación ideal para viajar hasta la capital de Suecia. Junio, julio y agosto son los meses más cálidos y los que más luz solar poseen.

Principales barrios

Gamla StanGamla Stan es una expresión sueca que significa “Ciudad vieja”. Este barrio, por lo tanto, está constituido por el casco antiguo de Estocolmo. Se desarrolla mayoritariamente en la isla de Stadsholmen, aunque también se extiende sobre Helgeandsholmen y Riddarholmen.

Esta zona comenzó a formarse en el siglo XIII, con pobladores de ascendencia alemana. Las pequeñas calles empedradas medievales aún se conservan en la actualidad y constituyen uno de los principales atractivos de Gamla Stan.

El centro del barrio es Stortorget, la plaza más antigua de Estocolmo. En sus alrededores aparecen varios edificios de gran importancia, como Börshuset (el edificio de la Bolsa de Comercio, que alberga en su interior a la Academia Sueca y al Museo Nobel), la Iglesia de San Nicolás o Storkyrkan (que ya aparece mencionada en el siglo XIII) y el Palacio Real (la residencia oficial de la monarquía).

Ningún turista puede perderse la oportunidad de almorzar o cenar en Den Gyldene Freden, uno de los restaurantes más antiguos del mundo entre los cuales no han modificado su interior (fue inaugurado en 1722).

En la actualidad, Gamla Stan es uno de los principales distritos turísticos de la capital sueca. Sin embargo, no siempre ha sido así. Entre mediados del siglo XIX y la Segunda Guerra Mundial, la ciudad vieja se encontraba casi abandonada. Numerosos edificios exigían una restauración mientras que otros incluso fueron demolidos para ampliar el Parlamento. A partir de la década de 1980, el barrio pudo recuperar su esplendor gracias a importantes trabajos de recuperación del patrimonio histórico y arquitectónico.

Djurgarden

En el este de Estocolmo se encuentra una isla que cuenta con menos de 1.000 habitantes y que apenas tiene una extensión de 280 hectáreas, pero que ha logrado constituirse como uno de los mejores destinos turísticos dentro de la ciudad. Se trata de Djurgarden, que recibe más de 10 millones de visitantes al año.

Puede considerarse a la isla como un gran parque, lleno de espacios verdes y con una buena cantidad de lugares aptos para la recreación y el descanso. Djurgarden, sin embargo, es mucho más que eso ya que presenta múltiples opciones para los turistas.

Skansen es un museo al aire libre y zoológico creado en 1891 por Artur Hazelius con el objetivo de mostrar el modo de vida tradicional sueco para evitar que se pierda ante el avance de la industrialización. Este museo exhibe unas 150 construcciones procedentes de diversas partes del país (que fueron desmontadas en origen y vueltas a armar en Skansen), desde pequeñas casas de granja hasta grandes residencias de la nobleza. Skansen también muestra reproducciones de los talleres de artesanos.

Hazelius es, además, el creador del Nordiska Museet o Museo Nórdico, otro atractivo de Djurgarden. Este recinto enseña sobre la historia y cultura del pueblo sueco desde finales de la Edad Media hasta la era contemporánea.

Una buena atracción para toda la familia es Gröna Lund, el parque de atracciones más antiguo del país. Diversas montañas rusas, de diferentes alturas y complejidad, garantizan la diversión de los visitantes.

El Museo Vasa (centrado en el único barco del siglo XVII que ha sobrevivido hasta la actualidad), el Vattenmuseum (dedicado a la vida acuática) y el rompehielos Sankt Erik (que amarra en un muelle cercano al Museo Vasa) completan la propuesta de Djurgarden.

Södermalm

Södermalm, también conocido como Söder, es uno de los distritos más poblados de Suecia y de Escandinavia en general, con casi 100.000 habitantes. Se desarrolla en una isla del centro de Estocolmo y está conectado a las zonas aledañas a través de diversos puentes, como Västerbron (inaugurado en 1935).

La historia de Södermalm es cambiante. A comienzos del siglo XVII era una región rural, dedicada a la agricultura. A mediados de dicho siglo, sin embargo, comenzaron a surgir casas obreras que aún pueden apreciarse en el noreste y algunas residencias de verano de las familias más acomodadas. Hoy, Södermalm es un distrito bohemio y de amplia diversidad cultural.

La Iglesia de Catalina es uno de los lugares más interesantes de este barrio. Comenzó a construirse en 1656, aunque debió ser restaurada en varias ocasiones. El templo está rodeado por un pequeño cementerio donde descansan los restos de varias personalidades suecas. Otro edificio religioso destacado en Södermalm es la Iglesia de María Magdalena.

El complejo Medborgarhuset incluye un auditorio, varios salones para eventos, una biblioteca, un gimnasio y hasta un teatro infantil. Allí se instaló un monumento en homenaje a Anna Lindh, una política sueca asesinada en 2003.

La Mezquita de Estocolmo (inaugurada en 2000), la Catedral de Erico el Santo, los rascacielos Skatteskrapan y Söder Torn, el Södra Teatern y el Elevador de Catalina también se hallan en Södermalm.

sitios de interés

La política de Estocolmo también puede ser un atractivo turístico. Para ser más exactos, los edificios más representativos de la vida política sueca poseen un encanto particular que seduce a los viajeros gracias a sus características arquitectónicas y a su rica historia.

El Palacio Real es uno de los más grandes de Europa: cuenta con 600 habitaciones y presenta nada menos que cinco museos. Se encuentra abierto al público y es posible asistir al relevo diario de la guardia. El Ayuntamiento (Stadshuset), con su torre de 106 metros de altura y sus ocho millones de ladrillos, también merece una visita.

Museo Nacional de Estocolmo

En 1866 abrió sus puertas el Museo Real, un sitio de estilo renacentista fundado en 1792 que, hoy en día, se conoce bajo el nombre de Museo Nacional de Estocolmo y se ubica sobre la península de Blasieholmen.

En un principio, el museo tuvo su sede en una de las alas del Palacio Real y atesoraba la colección real, pero con el tiempo las piezas fueron trasladadas a un edificio del centro de la ciudad, donde comenzaron a ser exhibidas junto a otros materiales, entre los que se podían apreciar obras de arte, esculturas y pinturas.

Durante el siglo XX el museo sufrió algunas reformas para volverlo más atractivo para los visitantes e inició un ciclo de exposiciones temporales que le han permitido tener relevancia a escala internacional. En la actualidad, quienes visitan el Museo Nacional de Estocolmo pueden apreciar alrededor de medio millón de dibujos antiguos que datan de los años 1500 y 1900, diversos objetos de porcelana, pinturas, esculturas y obras de arte moderno.

 Skogskyrkogarden

Si bien los cementerios suelen ser lugares sombríos donde casi no hay atractivos turísticos, existe en el sur de la ciudad de Estocolmo un escenario que, pese a generar dolor en algunos ciudadanos, consigue seducir a numerosos viajeros.

Se trata de Skogskyrkogarden, un territorio también conocido como “El cementerio del bosque” que fue construido por los arquitectos Erik Gunnar Asplund y Sigurd Lewerentz. El diseño de este lugar donde, según se calcula, existen cerca de cincuenta mil tumbas, hizo posible que las capillas y el crematorio situado en la zona pudieran mantener una notoria armonía con la naturaleza del bosque con el propósito de inspirar tranquilidad.

Por sus características, en 1994 este atípico cementerio donde se pueden dejar ofrendas florales, encender velas en memoria de algún familiar o, simplemente, meditar, fue incluido en el listado de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Ópera Real de Estocolmo

Uno de los sitios más representativos de Estocolmo es la Ópera Real, un antiguo teatro de ópera que se localiza en la zona céntrica de la capital sueca. Si bien en un principio el edificio fue creado por orden del rey Gustavo III, en 1892 esa estructura levantada entre 1775 y 1782 según los criterios del arquitecto Carl Fredrik Adelcrantz fue demolida. Con ese proyecto en ruinas, ya no tuvo importancia el hecho de que en enero de 1773 se había desarrollado allí la primera obra porque, a partir de entonces, habría nuevas fechas que pasarían a la historia.

El antiguo teatro fue reemplazado por otra construcción a cargo de Axel Johan Anderberg y quien inauguró, en 1899, ese flamante espacio que hasta hoy mantiene su relevancia artística y cultural fue el rey Óscar II de Suecia.

Actividades y atractivos turísticos

Una buena decisión para conocer la esencia de una ciudad es probar sus platos típicos. Entre las principales delicias que pueden hallarse en los restaurantes de Estocolmo, sobresalen los köttbullar (albóndigas suecas), el pyttipanna (una fritura de carne, patata y cebolla) y el falukorv (un embutido típico).

Después de hacer la digestión en alguno de los muchos parques que tiene la capital sueca, llegará el momento de continuar con el recorrido turístico. Algunos viajeros tal vez prefieran primero visitar alguna iglesia, como Adolf Fredrikskyrkan (en cuyo cementerio estuvo enterrado René Descartes) o la Catedral de San Nicolás de Estocolmo (la más antigua de la ciudad).

Otros turistas pueden optar por un plan cultural y asistir a una obra en el Teatro de la Corte de Drottningholm (que aparece en la película “La flauta mágica”, de Ingmar Bergman) o maravillarse en el Moderna Museet (que exhibe pinturas de Pablo Picasso y Salvador Dalí, entre otros grandes artistas).

Espacios verdes

La isla de Djurgarden es el lugar perfecto para disfrutar del espacio verde al aire libre. Por eso es elegida por millones de personas, tanto habitantes de Estocolmo como turistas. Djurgarden, sin embargo, no es el único gran parque que aparece en la superficie de la capital sueca.

El Ekoparken se distribuye en tres municipalidades (Estocolmo, Solna y Lidingö). Allí se encuentra el Bergianska trädgarden, un jardín botánico en las afueras de la ciudad que se destaca por su jardín japonés y sus lagos.

En Humlegarden sobresale la Biblioteca Real, rodeada de todo tipo de árboles y arbustos. Este parque ofrece una buena infraestructura para andar en skate o jugar al fútbol.

Kungsträdgarden, en el centro de Estocolmo, es el punto de reunión por excelencia para los habitantes locales. En invierno, una inmensa pista de patinaje sobre hielo se convierte en su principal atractivo. Las fuentes de Molin y Wolodarski, por su parte, embellecen este espacio verde.

Cursos de agua

La ciudad de Estocolmo se desarrolla en una serie de islas que se sitúan donde el Lago Mälaren se encuentra con el Mar Báltico. Es imposible, por lo tanto, no asociar la ciudad con el agua: muchos de sus principales edificios aparecen junto a la orilla.

El Mälaren es el tercer lago más grande de Suecia. Dos islas que se encuentran en este lago (Birka y Hovgarden) fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ya que albergan los restos bien conservados de antiguos asentamientos vikingos, una particularidad que también les permitió convertirse en un visitado destino turístico.

Conocer Estocolmo desde el agua es una opción muy elegida entre los visitantes. Existen embarcaciones turísticas que brindan todo tipo de servicios, desde paseos de unos 50 minutos de duración hasta otros que se extienden durante cerca de tres horas.

Una buena idea es comprar un billete que permite subirse y bajarse de algunos barcos todas las veces que el visitante desee durante un periodo de 24 horas. De esta forma, es posible personalizar el viaje de acuerdo con los gustos del viajero y según el tiempo disponible.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba