Turismo

Viajes a Oceanía

Oceanía es el continente más pequeño del planeta. Se trata de un territorio insular formado por la plataforma continental de Australia, las islas de Nueva Zelanda y Nueva Guinea y los archipiélagos de Polinesia, Melanesia y Micronesia, que se distribuyen en el océano Pacífico.

Los primeros habitantes de este continente llegaron desde el sureste asiático y, poco a poco, se expandieron por la región. El navegante portugués Fernando de Magallanes fue el primer europeo en divisar estas tierras, en 1521. El ímpetu colonizador de aquellos siglos llevó a holandeses, ingleses y franceses a desarrollar asentamientos en las diversas islas que se encontraban pobladas por importantes culturas aborígenes.

Australia y Nueva Zelanda son, en la actualidad, los países más relevantes de Oceanía en materia turística, económica y demográfica. Las principales ciudades del continente, como Sydney, Auckland, Melbourne, Canberra y Wellington, se encuentran en estas naciones.

Los turistas interesados en conocer localidades cosmopolitas, con una desarrollada infraestructura y una buena oferta de ocio y cultura, no pueden dejar de visitar estos dos países. La Ópera de Sydney, el Museo Nacional de Australia, la inmensa Sky Tower y Te Papa Tongarewa son algunos de los principales atractivos turísticos.

La vida natural también se destaca en Australia y Nueva Zelanda. Los canguros, el demonio de Tasmania, las gacelas conocidas como springboks y los walabíes son algunos de los animales típicos de estas regiones, donde pueden encontrarse bosques de diversos tipos, cadenas montañosas y playas cercanas a arrecifes de coral.

oceania
oceania

Oceanía, por supuesto, no se limita a estos dos países. Existen numerosas naciones insulares, muchas de ellas desarrolladas sobre archipiélagos volcánicos, que sorprenden al visitante con una exuberante naturaleza y que gozan de clima tropical. Fiyi es uno de estos territorios que conquistan a los turistas con hermosas playas de arenas blancas y pueblos coloridos. Viti Levu y Vanua Levu son las principales islas de este país que tiene el orgullo de contar con el templo hindú más grande del hemisferio sur (el Templo de Sri Siva Subramaniya).

Las Islas Salomón (un buen lugar para conocer las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial en Oceanía), Papúa Nueva Guinea (famosa por su diversidad cultural, con más de 1.000 grupos étnicos), Samoa (donde vivió el famoso escritor Robert Louis Stevenson, autor de “La isla del tesoro” y “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde”) y Tonga (el primer grupo de islas de la Polinesia en ser habitado por el hombre) son otras naciones de Oceanía con atractivos dignos de visitar.

Cabe destacar que, en este continente, no hace falta constituirse como un país independiente para convertirse en un centro turístico de referencia internacional. La Polinesia Francesa, una Colectividad de Ultramar que pertenece al Estado galo, es una prueba de ello. Tahití, Bora Bora y Moorea son islas de playas paradisíacas que reciben miles de visitantes al año. Vanuatu, Tuvalu, Islas Marshall y Nauru, por su parte, son pequeños países independientes de Oceanía que tienen a las playas, los bosques y las culturas aborígenes como emblemas para seducir al turismo.

Visitar Oceanía es, en definitiva, una oportunidad para descansar en algunas de las playas más reconocidas del planeta, escalar montañas y volcanes que llegan a superar los 2.000 metros de altura, conocer el fascinante mundo de los maoríes y otras etnias, atravesar bosques interminables y, en ciertos casos, hasta disfrutar de algunas de las ciudades más desarrolladas del mundo. La diversidad es la marca registrada de este continente que puede mostrar desde urbes repletas de rascacielos hasta minúsculas aldeas pérdidas en medio del océano.

Principales países de Oceanía

Australia

Australia
Australia

La Mancomunidad de Australia es un país situado en el hemisferio sur que tiene la particularidad de ocupar toda la porción continental de Oceanía. Su capital es Canberra, pero, a nivel turístico, las ciudades más destacadas son Sydney y Melbourne.

En este territorio bañado por las aguas del océano Índico, el Mar Austral, el océano Pacífico y el Mar de Arafura, tanto los visitantes como los pobladores pueden encontrar sitios de esparcimiento donde no sólo es posible apreciar un buen espectáculo deportivo sino también realizar actividades saludables, espacios naturales que incluyen desde bosques y parques nacionales hasta desiertos, propuestas artísticas que permiten conocer el pasado y las costumbres de los lugareños, alternativas para disfrutar la vida nocturna y diversos atractivos que, sin duda, consiguen dejar al descubierto todos los encantos de la superficie australiana.

FiyiTuvalu, Tonga y Vanuatu son los países que comparten fronteras con la República de las Islas Fiyi, una nación insular que se ubica al sur del océano Pacífico y agrupa a más de 320 islas volcánicas.

En este territorio de gran riqueza forestal, mineral y pesquera, el clima es tropical y, durante la estación lluviosa (periodo que se desarrolla entre noviembre y abril), suelen desencadenarse algunos ciclones.

La idea de viajar a Fiyi es un plan que seduce a más de un turista porque, además de bellas playas de arena blanca y aguas cristalinas, esta región de perfil multiétnico ofrece la posibilidad de conocer una cultura asombrosa y apreciar el espíritu deportivo de estos habitantes apasionados por el fútbol y el rugby.

Islas Salomón

Islas Salomón
Islas Salomón

Más de 990 islas segmentadas en nueve provincias y una ciudad capital forman parte de Islas Salomón, un país regido por el sistema de monarquía parlamentaria donde el clima es húmedo tropical y los vientos alisios suavizan el ambiente.

La agricultura, la pesca y la silvicultura son, en este territorio que tiene como capital a la ciudad de Honiara, las principales fuentes de ingresos para los habitantes, muchos de los cuales profesan la fe cristiana y pertenecen a la etnia Melanesia.

Rennell Este (sitio declarado como Patrimonio de la Humanidad), la Reserva Marina de Arnavon (área natural donde se desarrollan varias especies exóticas) y el Museo Nacional (repleto de objetos que permiten apreciar la historia y la cultura del país) son algunos de los lugares que no deberían dejar de conocerse al elegir a las Islas Salomón como destino turístico.

Nueva Zelanda

Nueva Zelanda
Nueva Zelanda

El océano Pacífico, el Mar de Tasmania y el océano Antártico son aguas que limitan la superficie de Nueva Zelanda, un país de clima templado donde conviven personas de origen europeo, maorí, mestizo y asiático.

Como consecuencia de estas presencias, esta nación ha adquirido un profundo perfil multicultural donde el espíritu maorí se fusiona con el de los descendientes de los colonos británicos que se asentaron en la región.

Aunque la belleza del lugar puede ser apreciada desde cualquier rincón del territorio, los parques nacionales (muchos de los cuales han sido declarados como Patrimonio de la Humanidad), la zona montañosa y las porciones costeras son, sin duda, sitios claves para descubrir por completo la riqueza natural que atesora Nueva Zelanda.

Papúa Nueva Guinea

Papúa Nueva Guinea
Papúa Nueva Guinea

Al norte de Australia, al sudoeste del océano Pacífico y al oeste de las Islas Salomón se encuentra ubicado el Estado Independiente de Papúa Nueva Guinea, un país que ocupa la mitad oriental de la isla de Nueva Guinea y una gran cantidad de islas cercanas. Port Moresby es la capital de esta nación donde el clima monzónico se conjuga con el ambiente tropical. Aunque esa ciudad, la más poblada del territorio, no es aconsejable a nivel turístico por registrar índices elevados en materia de violencia, pobreza y delincuencia, en caso de llegar hasta allí los visitantes podrán encontrar mercados de productos típicos y sitios como el Museo y la Biblioteca Nacional que, sin duda, consiguen atraer a los viajeros.

Polinesia Francesa

Polinesia Francesa
Polinesia Francesa

Unos 275.000 habitantes viven en los cientos de islas que forman la Polinesia Francesa, un territorio francés de ultramar ubicado en la zona sur del océano Pacífico que cuenta con una superficie de 4.167 kilómetros cuadrados.

El clima tropical moderado resulta muy agradable para recorrer las diversas islas de esta región que presenta unos cincuenta aeropuertos. Esta cifra está justificada por la gran actividad turística que supone el principal recurso económico de la Polinesia Francesa.

El museo de Papeari, en Tahití, es uno de los lugares más interesantes de las islas polinesias. Allí pueden apreciarse obras del reconocido pintor francés Paul Gauguin, quien vivió en esta parte del mundo.

Quienes buscan playas para el descanso, encontrarán en la Polinesia Francesa numerosos hoteles de lujo y resorts de cadenas internacionales.

Samoa Poblado desde hace 3.500 años y con presencia europea desde el siglo XVIII, el Estado Independiente de Samoa se destaca por sus playas agrestes, su densa vegetación y sus altas montañas. El país se encuentra en el Pacífico Sur y forma parte del archipiélago de la Polinesia.

El clima, que suele ser tropical, húmedo y templado, se vuelve sofocante durante la temporada de lluvias (noviembre-abril), cuando las tormentas son frecuentes y pueden producirse ciclones.

La isla Savai’i, donde se hallan el monte Silisili (1.858 metros de altura) y las prehistóricas Pirámides de Pulemele, es uno de los destinos samoanos más visitados, aunque la capital nacional, Apia, se encuentran en la isla de Upolu. Los bosques y las playas, por supuesto, se destacan entre los atractivos naturales del país.

Tonga

Tonga
Tonga

En el siglo XIII a.C., varias comunidades del sudeste asiático comenzaron a expandirse hacia el sur del océano Pacífico. Así llegaron al actual Reino de Tonga, un grupo de islas situado al este de Australia y al noreste de Nueva Zelanda.

Una monarquía que se estableció en el siglo X y que, pese a diversos cambios, se mantiene hasta la actualidad, dirige el destino de este país que es reconocido en todo el mundo por su seleccionado de rugby.

Tonga cuenta con una buena cantidad de ruinas arqueológicas y monumentos históricos (como Ha’amonga ‘a Maui) que resultan perfectos para combinar la playa con el turismo cultural.

Esta nación de clima subtropical cuenta con barreras de coral y brinda la posibilidad de avistar ballenas jorobadas entre junio y noviembre.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba