Turismo

Viajes a Hungría

Viajar hasta Europa Central para recorrer un país de gran riqueza histórica y cultural como lo es la República de Hungría, la tierra de los magiares es el sueño de muchos, pero el privilegio de unos pocos.

Esta superficie de clima continental que integra junto a otras naciones el llamado Grupo Visegrád enamora a los visitantes a través de sus paisajes, cautiva por medio de su variada oferta cultural, asombra por sus tesoros arquitectónicos y seduce valiéndose de sus platos típicos.

El Puente de las Cadenas (antiguo puente colgante que llegó a convertirse en el símbolo de la capital nacional), la Plaza de los Héroes (pintoresco espacio rodeado por importantes edificios), el Parque Nacional de Hortobágy (territorio creado en 1973 y considerado a partir de 1999 como Patrimonio de la Humanidad), la Iglesia de Matías (construida durante el reinado de Béla IV) y el Castillo de Buda (palacio histórico de los reyes húngaros) son sólo algunos de los sitios más atractivos de este país que forma parte de la Unión Europea y limita con Austria, Eslovaquia, Ucrania, Rumania, Serbia, Croacia y Eslovenia.

Bandera, mapa y datos generales

Nombre Oficial: República de Hungría Capital: Budapest Superficie: 93.030 Km2 Población Total: 9.956.000 habitantes (Según datos estimados en 2007) Ciudad con mayor cantidad de habitantes: Budapest Densidad de Población: 107 hab./Km2 Idioma Oficial: Húngaro Tipo de Gobierno: República Semipresidencial PIB: US$ 138.388 millones Moneda: Florín Húngaro Prefijo telefónico: +36 Teléfonos Útiles: Policía: 112Bomberos: 105Urgencias médicas: 104

Clima

La República de Hungría se caracteriza por tener un clima de tipo continental. En este país que recibe influencias mediterráneas, oceánicas y continentales, el mes más frío suele ser enero (periodo en el cual la temperatura es inferior a los 0 grados centígrados), mientras que el más cálido es agosto, tiempo en el cual las marcas térmicas se sitúan cerca de los 23 grados centígrados.

A diferencia de otras naciones, este territorio puede ser visitado en cualquier época del año porque jamás pierde su esplendor.

Tal vez, quienes planeen un viaje por Budapest prefieran evitar noviembre, febrero y marzo, los meses más lluviosos, pero no deben dejar de tener en cuenta que, incluso en invierno, la capital nacional ofrece un entorno encantador. De todas formas, las épocas más recomendables para realizar la travesía por esta superficie son las de primavera y otoño.

Principales ciudades

Budapest

En Hungría, Budapest no sólo es la capital nacional, sino que también constituye el sitio más importante a nivel económico, comercial, industrial y político.

El origen de esta metrópoli se remonta a 1873, año en el cual se fusionaron las ciudades de Buda, Óbuda y Pest. Ya convertida en Budapest, esta urbe, al igual que Buda, fue Sede Real durante numerosas épocas y continuó siéndolo hasta 1944, cuando dejó de existir la monarquía en el país.

En esta localidad de clima templado existen 23 distritos y numerosos motivos que hacen que el traslado hasta esta ciudad valga la pena. En Budapest, por ejemplo, el viajero encontrará una gran cantidad de pozos de aguas termales y medicinales, una destacada infraestructura en materia de transporte compuesta por carreteras, servicios aéreos y traslados ferroviarios, varios edificios interesantes ubicados sobre la emblemática avenida Andrássy, un Museo de Bellas Artes, el antiguo y famoso Puente de las Cadenas y la Iglesia de Matías, entre otros atractivos.

Además de los encantos mencionados, es importante tener en cuenta que existen en Budapest muchos otros sitios que merecen ser apreciados por su historia, su importancia cultural o sus características arquitectónicas, tales como la Plaza de los Héroes, el Castillo de Vajdahunyad, la Basílica de San Esteban, la Isla Margarita, el Bastión de los Pescadores y el Broadway de Pest.

Como se puede comprobar, viajar hasta Budapest ofrece un pasaporte directo hacia todos esos lugares bellos e interesantes que, transformados en postales artísticas, recorren el mundo.

Gyor

A medio camino entre Budapest y Viena se localiza Gyor, la metrópoli más importante del noroeste húngaro. Esta ciudad, la sexta más grande del país, es capital del condado de Gyor-Moson-Sopron.

El territorio que hoy ocupa esta urbe, según se desprende de algunos datos, estuvo habitado desde tiempos remotos y se conocía bajo el nombre de Arrabona. Allí, el rey Esteban I fundó un episcopado y se instalaron, entre otros pueblos, los magiares.

Debido a todas las pérdidas que sufrió la ciudad por haber sido afectada por todos los conflictos armados que tuvieron lugar en Hungría, Gyor tuvo que ser reconstruida y rodeada, a modo de protección, por un castillo y una muralla.

Con el tiempo, el lugar que hoy es visitado por miles de turistas que, por año, llegan hasta la República de Hungría, recuperó su esplendor, logró conservar parte de su perfil histórico y se transformó en una ciudad universitaria e industrial, además de convertirse en uno de los centros culturales y administrativos más sobresalientes de la nación.

Eger

Aquellos viajeros que sientan fascinación e interés por los baños termales, las construcciones históricas y los productos vinícolas no deberían dejar de visitar Eger, una ciudad situada al este de las montañas Mátra, en el norte húngaro, que forma parte del condado de Heves.

De acuerdo con algunos datos, esta metrópoli estuvo habitada desde la Edad de Piedra y, con el tiempo, albergó tribus germanas, ávaras y eslavas. Su desarrollo en materia enológica comenzó en el siglo XIV y, hoy en día, su experiencia como productora de vinos tintos y blancos la convierte en un destino imposible de ignorar por los amantes del buen beber que llegan hasta el país.

En Eger, los viajeros interesados por las cuestiones religiosas quedarán asombrados por las características arquitectónicas de más de quince iglesias barrocas, quienes prefieran los circuitos históricos encontrarán interesantes las particularidades del Castillo de Eger y los expertos en vino no querrán perderse los paseos por la red de bodegas Város a város alatt ni por el valle Szépasszonyvölgy.

Sitios de interés

Hungría fue parte de las provincias romanas de Dacia y Panonia, estuvo bajo control germánico, fue invadida por los hunos, los ávaros y los moravos y formó parte del imperio de Carlomagno. A partir del siglo IX, los magiares pasaron a dominar el territorio y le dieron gran parte de su fisonomía actual.

La necrópolis paleocristiana de Pécs, con sus mausoleos, cámaras de sepultura y capillas del siglo IV, permite conocer los primeros rastros cristianos en el país. La abadía de Pannonhalma, construida en 996, es otro sitio de interés histórico. Tampoco puede dejar de visitarse el casco viejo de Hollóko, con edificaciones del siglo XIII.

Museo Nacional Húngaro

Inaugurado en 1846 y situado en un hermoso edificio neoclásico diseñado por Mihály Pollack, el Museo Nacional Húngaro (Magyar Nemzeti Múzeum) es uno de los principales atractivos turísticos de Budapest.

La historia de la entidad se remonta a 1802, cuando el conde Ferenc Széchényi fundó el museo para exhibir su colección de antigüedades y su biblioteca. Con el tiempo, el Parlamento Húngaro ayudó a su crecimiento.

Las colecciones permanentes permiten conocer la historia de los pueblos que se establecieron en tierra húngara desde el año 400.000 a.C. hasta la actualidad a través de diversas exposiciones de acceso libre y gratuito. Para apreciar las colecciones temporales, en cambio, se suele imponer el pago de una entrada.

El Museo Nacional Húngaro está abierto de martes a domingo de 10 a 18 horas. Cuenta con una tienda de regalos, cafetería y facilidades de acceso para discapacitados.

Tokaj-hegyalja

En el nordeste húngaro, dentro del condado de Borsod-Abaúj-Zemplén, se encuentra la región vinícola histórica de Tokaj-Hegyalja. Junto a la zona del Alto Duero y la Isla del Pico, ambas en Portugal, son las únicas regiones vinícolas del mundo que fueron distinguidas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Más de 7.000 hectáreas de viñedos en 28 localidades demuestran la importancia de Tokaj-hegyalja. Su producto más popular es la variedad aszú del vino Tokaji, que incluso aparece mencionado en el himno nacional de Hungría. El primer vino de este tipo (cuyas características están dadas por la acción de un hongo que se encarga de la “podredumbre noble” de la bebida) habría sido producido en 1630.

Las bodegas del siglo XV y los viñedos de diferentes variedades que aparecen rodeados de colinas y de los ríos Tisza y Bodrog forman un paisaje maravilloso que puede ser disfrutado por cualquier turista pero, especialmente, por aquellos que disfrutan de la enología.

Avenida Andrássy

En 1870 comenzó a desarrollarse el proyecto de construir en la capital nacional un boulevard que contribuyera a ordenar el tránsito. La obra, que se inició dos años más tarde y se terminó en la década del ’80, se convertiría, con el tiempo, en un emblema de Budapest.

Este espacio, bautizado como Avenida Andrássy, es hoy un lugar embellecido por varios palacios y residencias neorrenacentistas eclécticas, donde también pueden encontrarse la Plaza de los Héroes y varias boutiques de moda de firmas internacionales como Gucci, Louis Vuitton, Roberto Cavalli y Burberry.

Por sus características y ubicación, este lugar que toma su nombre del apellido de Gyula Andrássy, un primer ministro que defendió la causa de la independencia nacional y es frecuentado por los miles de turistas que, por año, llegan hasta la superficie húngara fue declarado por la UNESCO, en el año 2002, como Patrimonio de la Humanidad.

Actividades y atractivos turísticos

Cerca de la mitad del territorio de Hungría es llano. Se conoce como Gran Llanura Húngara a la zona sur y este del país que permite apreciar grandes campos, cultivos y animales que posibilitan el desarrollo de actividades agrícolas y ganaderas.

El Parque Nacional de Hortobágy – La Puszta forma parte del Patrimonio de la Humanidad desde 1999 y ofrece la oportunidad de conocer la llanura de este país. Con 82.000 hectáreas, es el parque nacional más grande de Hungría y está considerado como la pradera natural más extensa de Europa.

El río Danubio, por otra parte, recorre unos 415 kilómetros dentro de la superficie húngara. Se encuentra atravesado por el Puente de las Cadenas o Puente Széchenyi, que une las ciudades de Buda y Pest y permite la formación de la capital nacional (Budapest). Otro río importante que puede guiar al turista en sus itinerarios es el Tisza, que pasa por Szolnok, Záhony y otras ciudades.

Bosques

La ecorregión que predomina en la superficie húngara es el bosque templado de frondosas, más precisamente el subtipo conocido como bosque mixto de Panonia. Este bioma abarca diversos países y aparece rodeado por los Alpes, los Alpes Dináricos y los Cárpatos. El lago Neusiedl o Ferto, entre Hungría y Austria, es el humedal más importante de este bosque. La UNESCO ha reconocido al Paisaje Cultural de Ferto/Neusiedlersee, en las orillas del lago, como Patrimonio de la Humanidad. Conejos, lobos y visones son algunos de los animales que habitan en la superficie boscosa húngara. Cabe destacar que, en 2007, un grupo de científicos halló un hasta entonces desconocido bosque de cipreses de unos ocho millones de años de antigüedad en las afueras de la ciudad de Bukkabrany.

Montañas

Pese a no caracterizarse por las grandes elevaciones, Hungría presenta varias cadenas montañosas a lo largo y ancho de su territorio. Las montañas Mátra, en el norte, cuentan con el pico más alto del país: Kékes, que se eleva 1.014 metros sobre el nivel del mar. Kékes es uno de los principales atractivos turísticos de la nación gracias a sus pistas de esquí. La región de Alpokalja también se destaca por sus paisajes montañosos, con montes que superan los 800 metros y extensos bosques de abetos. Sopron (situada cerca de las ruinas de una antigua ciudad romana) y Szombathely (donde nació San Martín de Tours) son algunas de las ciudades más relevantes de esta zona.

Playas

Hungría no tiene salida al mar pero, sin embargo, dispone de varias playas a disposición del viajero. El responsable de esta particularidad es el lago Balaton, el más grande de Europa Central y frecuentemente mencionado como el mar interior húngaro. Sus aguas tienen una temperatura media de 25ºC, ideal para nadar, pescar y practicar deportes acuáticos (como windsurf). Siófok, Keszthely y Balatonfüred, entre otras ciudades y pueblos, cuentan con más de 130 playas de diversas características. Budapest, por su parte, ha desarrollado varias playas artificiales que permiten bañarse en inmensas piscinas para contrarrestar los efectos de las altas temperaturas veraniegas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba