Turismo

Viajes a Budapest

En Budapest, la capital de Hungría, uno puede disfrutar de un clima templado y del encanto de 23 distritos donde es posible hallar atractivos paisajes y numerosas actividades de interés.

Esta ciudad importante a nivel industrial y comercial surgió en 1873 a orillas del río Danubio como consecuencia de la unificación de tres metrópolis: Buda, Óbuda y Pest. Años más tarde (en 1934 para ser precisos), la región fue apodada “Ciudad de Balnearios” y señalada como “La capital del mundo de las aguas medicinales”.

En Budapest existen riquezas históricas tales como el Castillo Real de Buda, el Parlamento, la Ópera Nacional de Hungría, el Castillo de Vajdahunyad y el Bastión de los Pescadores; joyas de valor religioso como la Iglesia de Matías y la Basílica de San Esteban; museos como el Nacional Húngaro, el de Bellas Artes y el de Historia Militar, y un pintoresco espacio verde ideal para el ocio que se conoce como Isla Margarita.

Bandera, mapa y datos generales

Nombre oficial: Budapest País: Hungría Superficie: 525,16 Km2 Población Total: 1.712.210 habitantes Densidad de Población: 3.241,5 hab./Km2 Idioma Oficial: Húngaro Moneda: Florín Húngaro

Clima

Budapest es una ciudad de clima continental que se ubica en una zona templada. Allí, los días más calurosos son los de julio y agosto, dos meses en los cuales la temperatura suele ubicarse entre los 28 y 30 grados centígrados.

En cambio, en diciembre y enero puede sentirse un frío extremo como consecuencia de las bajas marcas térmicas que dominan la superficie y que muchas veces llegan hasta los 15 grados centígrados bajo cero.

En abril, el mes de inicio de la época primaveral, las condiciones climáticas son algo inestables y suele llover en gran cantidad, tal y como puede llegar a ocurrir durante el otoño, una estación fresca que se caracteriza por generar días nublados y un alto nivel de humedad.

Principales Distritos

Distrito I

El Distrito I de Budapest está formado por varios de los barrios más turísticos de la ciudad. Los visitantes encontrarán en sus recorridos una gran cantidad de atractivos históricos, culturales y naturales que no defraudan.

Las construcciones medievales y barrocas son habituales en la zona conocida como Distrito del Castillo (Várnegyed). Por supuesto en esta región se encuentra el famoso Castillo de Buda, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987.

La primera residencia real en el Castillo fue construida por Béla IV entre 1247 y 1265. En la estructura actual, sin embargo, las partes más antiguas corresponden al siglo XIV. La Capilla de St. Sigismund, la Cripta y la Fuente de Matías son algunos de los lugares más interesantes del Castillo, que también alberga el Museo de Historia de Budapest y la Galería Nacional Húngara.

El barrio histórico de Tabán es otro espacio de interés turístico en el Distrito I. Está habitado desde el periodo neolítico, aunque sufrió múltiples cambios históricos que han alterado su fisonomía más de una vez. El parque, las aguas termales de Rudas y la colina Gellért (235 metros de altura) se sitúan en Tabán. Krisztina város se encuentra al norte de Tabán y al oeste del Castillo de Buda. El café Philadelphia Kávéház, la casa natal del pintor Vilmos Aba Novák, la estatua del escritor Sándor Márai y la histórica escuela Krisztina Téri Iskola forman parte de los atractivos de este barrio.Distrito VParte de la histórica ciudad de Pest se halla en Belváros, uno de los vecindarios del Distrito V. Esta zona se desarrolla a orillas del río Danubio y presenta una de las calles más comerciales de la capital húngara: la peatonal Váci utca, con numerosas tiendas de nivel internacional como Zara, Hugo Boss, Lacoste y Nike.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de planificar una visita a Belváros es que existen múltiples facilidades de transporte: debajo de la plaza Deák Ferenc convergen las tres líneas del Metro de Budapest.

El edificio del Parlamento Húngaro, donde funciona la Asamblea Nacional, forma parte de múltiples postales de Budapest. Se encuentra en la plaza Lajos Kossuth, donde también aparecen el Museo de Etnografía y el Ministerio de Agricultura. El Parlamento fue inaugurado en 1896, aunque las obras de construcción recién finalizaron en 1904.

El Palacio Gresham es uno de los mejores exponentes del Art Nouveau en Europa Central. Fue levantado en 1827 y actualmente es la sede de un hotel de lujo de la cadena Four Seasons.

El Vigadó Concert Hall es otro sitio de interés en el Distrito V de Budapest. Fue diseñado por el arquitecto Frigyes Feszl para reemplazar otra sala de conciertos que resultó destruida durante la guerra de 1848.

La iglesia evangélica de la plaza Deák Ferenc y la Basílica de San Esteban completan la propuesta turística del Distrito V.

Distrito IXEl Distrito IX de Budapest se conoce como Ferencváros, un nombre que recibió tras la coronación de Francisco I de Austria como Rey de Hungría en 1792. El desarrollo de la zona comenzó a concretarse a finales del siglo XVIII, aunque algunas inundaciones por el desborde del Danubio afectaron su crecimiento.

Este distrito es uno de los más dinámicos de Budapest, con más de 60.000 habitantes y una amplia variedad étnica. Aquí funciona el Gran Mercado Central (Nagycsarnok), el mercado cubierto más grande de la ciudad y donde se pueden conseguir todo tipo de vegetales, frutas, quesos y carnes, además de los clásicos productos para turistas (postales, camisetas, etc.).

Los parques son frecuentes en el Distrito IX, una circunstancia aprovechada por los vecinos y los visitantes. El Parque Haller es uno de los más populares gracias a sus arboledas y a la presencia de animales como las ardillas y los puercoespines.

Los viajeros interesados en la cultura no pueden dejar de visitar el Teatro Nacional, un moderno edificio inaugurado en 2002. El Palacio de las Artes también se encuentra en Ferencváros, justo al lado del Teatro Nacional.

El Museo de Artes Aplicadas, el puente Lágymányosi y la parte sur del Grand Boulevard son otros espacios dignos de recorrer en el Distrito IX.

Sitios de interés

Sugerir qué lugares visitar en ciudades con una historia tan rica como Budapest es una tarea muy ardua. Gustos personales al margen, lo cierto es que este tipo de localidades parecen sorprender a cada paso.

Transitar por la Avenida Andrássy, por ejemplo, puede resultar una buena idea para descubrir la esencia de Budapest. Fue inaugurada en 1867 y permite acercarse a una gran cantidad de palacios y mansiones. La Ópera Estatal, el Antiguo Palacio de Arte y la Plaza de los Héroes son algunos de los sitios de interés que flanquean a la Avenida Andrássy, reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO junto a las riberas del Danubio y el Castillo de Buda.

Basílica de San Esteban

La Basílica de San Esteban es el templo más grande de Hungría, con capacidad para unos 8.500 fieles. Su construcción se inició en 1851 y fue finalizada en 1905, año en el que fue consagrada.

El edificio, de estilo neoclásico, tiene una planta con forma de cruz griega. Su fachada principal presenta dos torres con sus respectivos campanarios (la campana de la torre derecha es la más grande del país, con nueve toneladas de peso).

Detrás del santuario, una capilla alberga la diestra momificada del rey Esteban I de Hungría (el fundador de la iglesia húngara y primer rey nacional), considerada la principal reliquia de la cristiandad de esta nación.

Es posible acceder a la cúpula de la Basílica de San Esteban a través de ascensores o mediante una escalera de más de 360 escalones. El esfuerzo vale la pena: la vista panorámica de la ciudad es inigualable.

Museo de Bellas Artes

El Museo de Bellas Artes que se ubica en la Plaza de los Héroes (frente al Palacio del Arte) fue desarrollado entre 1900 y 1906 bajo características propias de un estilo ecléctico-neoclásico.

Hoy en día, en este espacio cultural se puede encontrar la segunda mayor colección de arte egipcio atesorada en Europa Central y lograda a partir de las joyas adquiridas en la década de 1930 por el egiptólogo húngaro Eduard Mahler, así como también piezas de arte antiguo (entre las que se luce una estatua de mármol originada en el siglo III), una galería de escultura (marco en el cual se exhiben objetos italianos de Karoly Pulszky y bronces de Istvan Ferenczy), otra de pintura, expresiones artísticas modernas y una serie gráfica.

En las paredes del edificio, además, se pueden apreciar diversas obras de Víctor Vasarely, un famoso artista húngaro que donó al museo una gran cantidad de trabajos.

Isla Margarita

En el distrito número 13 de Budapest, en el medio del extenso río Danubio, se encuentra la Isla Margarita, un espacio de 0,965 kilómetros cuadrados de superficie que divide a la ciudad en Buda y en Pest.

Esta zona que se extiende desde el puente Margaret hasta el puente Árpád y en la antigüedad se conocía bajo el nombre de Isla de los Conejos, es un área popular entre pobladores locales y visitantes extranjeros por garantizar el entretenimiento de niños y adultos.

Allí se puede encontrar un pequeño jardín japonés, un zoológico, la Fuente de la Música (en la cual se ofrecen espectáculos artísticos durante la temporada estival), una Torre de Agua (monumento protegido por la UNESCO que se utiliza como mirador y sala de exposiciones), numerosos restaurantes, un teatro al aire libre con capacidad para 3.500 personas y varios complejos deportivos.

Actividades y atractivos turísticos

Budapest brinda múltiples opciones al visitante. Desde un recorrido en barco por el Danubio hasta extensas caminatas para descubrir sus edificios más bellos, pasando por el descanso en algunos de sus parques, el turista puede escoger entre una gran variedad de posibilidades.

Pocas capitales europeas ofrecen una propuesta tan completa en cuanto al turismo de salud como Budapest. La capital húngara cuenta con más de 110 manantiales naturales, con un caudal de 70 millones de litros diarios de aguas termales. El balneario Gellért, que incluye una piscina de olas y otra de burbujas, es uno de los más populares. Sus aguas contienen sodio, calcio, magnesio e hidrógeno carbonatado y sulfatado.

Siguiendo en la misma línea, no podemos olvidar que la alimentación nutritiva forma parte de la salud. En Hungría, el plato típico es el gulash, una especie de sopa espesa que incluye carne, pimientos, repollo, cebolla y pimentón. ¿Por qué no acompañarlo con algún vino tradicional, como el bikavér?

Espacios verdes

El Parque de la Ciudad, en el Distrito XIV, es uno de los espacios verdes emblemáticos de la ciudad. Sus jardines y arboledas ofrecen un lugar ideal para el descanso y la recreación, aunque lo interesante de este parque va más allá del verde. El Parque de la Ciudad cuenta con una pista de hielo y alberga en su interior la famosa Plaza de los Héroes, el Castillo Vajdahunyad, los baños termales de Széchenyi, el restaurante Gundel y la Timewheel o Rueda del Tiempo. Aquí también se encuentra el zoológico municipal y el jardín botánico.

El Parque Haller (con una numerosa variedad de especies de árboles), el Parque del Pueblo (donde solían disputarse competencias automovilísticas) y la ya mencionada Isla Margarita son otros espacios verdes destacados en la ciudad.

Las opciones, no hay dudas, están en condiciones de satisfacer las necesidades de todo tipo de viajero. Sólo es cuestión de elegir el parque más cercano y disfrutar al aire libre de los días en la capital húngara.

Ríos

No puede hablarse de Budapest sin hacer mención al río Danubio. De hecho, este río es el que separa las antiguas ciudades de Buda y Pest, unidas políticamente desde 1873. El Danubio siempre ha tenido una gran importancia en la vida económica de Hungría, facilitando el cultivo de productos como la paprika o la producción de vinos típicos como el tokaji.

Hoy la trascendencia económica se mantiene, incluso a través del turismo ya que este río es uno de los preferidos para pasear en barco y conocer la ciudad desde otra óptica. Pocos viajeros pueden resistir a contratar los servicios de una embarcación turística y sorprenderse con los bellos edificios que aparecen en los márgenes del Danubio. Varios puentes cruzan este río y unen Buda y Pest. El más famoso es el Puente de las Cadenas, de más de 200 metros de extensión. Fue inaugurado en 1849, destruido durante la Segunda Guerra Mundial y reconstruido en 1949, justo cien años después de su apertura original.

Árpád, Erzsébet, Lágymányosi y Margaret son otros puentes destacados de Budapest sobre el río Danubio. Cada uno tiene sus particularidades y características, aunque la mayor parte de ellos comparte el hecho de ser retratados por miles de turistas de todo el mundo. Quienes tienen la oportunidad de visitar de Budapest no pueden resistirse a fotografiar alguno de sus famosos puentes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba