Turismo

Viajes a Bulgaria

Para conocer las características arquitectónicas de la iglesia de Boyana, apreciar al Caballero de Madara, pasear por el Parque Nacional del Pirin y valorar la riqueza histórica de Nesebar sólo hay que llegar hasta la República de Bulgaria, una nación del sureste europeo que atesora una gran cantidad de sitios interesantes a nivel turístico.

La capital de este país de clima templado que limita con Rumania, Grecia, Turquía, Serbia y la República de Macedonia es Sofía, una pintoresca y antigua localidad que, además de ser la ciudad más grande y poblada del territorio, es el centro económico, educativo, cultural y administrativo de la región.

Durante los siglos IX y X, Bulgaria se consolidó como una potencia europea de gran trascendencia, pero en el año 969 el Estado fue destruido por ataques cometidos por grupos de Varegos y, tiempo después, sufrió las consecuencias del accionar bizantino. La normalidad parecía haber vuelto en 1185, pero al final del siglo XIV el Imperio Otomano generó un nuevo desequilibrio nacional. En 1878, de todas formas, Bulgaria recuperó su independencia como principado autónomo y, en 1908, se convirtió en un reino independiente.

Bandera, mapa y datos generales

Nombre Oficial: República de Bulgaria Capital: Sofía Superficie: 110.994 Km2 Población Total: 7.322.858 habitantes Ciudad con mayor cantidad de habitantes: Sofía Densidad de Población: 67,9 hab./Km2 Idioma Oficial: Búlgaro Tipo de Gobierno: República Parlamentaria PIB: US$ 36.609 millones Moneda: Lev Prefijo telefónico: +359 Teléfonos Útiles:Policía: 166Bomberos: 160Urgencias médicas: 150

Clima

Si la idea es disfrutar del frío que puede llegar a ofrecer la superficie búlgara, la mejor opción es llegar hasta allí en enero, un mes en el cual el termómetro se sitúa en los 0 grados centígrados. En cambio, quienes prefieran condiciones climáticas más cálidas deberán viajar en agosto ya que, por ese entonces, la temperatura puede llegar a trepar hasta los 30 grados centígrados. De todas formas, hay que tener en cuenta que la época más aconsejable para recorrer este país es la comprendida entre abril y mayo.

Aunque, por lo general, Bulgaria tiene un clima continental, en su porción suroeste las condiciones se asemejan al clima mediterráneo, con veranos templados y secos y temporadas invernales frías y lluviosas. Las zonas costeras, asimismo, se caracterizan por tener inviernos suaves y periodos estivales cálidos.

Principales ciudades

Sofía

Más de siete mil años de antigüedad posee Sofía, la capital y ciudad más poblada de la República de Bulgaria. Su rica historia no sólo la convirtió en un sitio valioso a nivel mundial, sino que también la transformó en una de las capitales más antiguas del continente europeo y le permitió, gracias a su nivel de desarrollo, imponerse como el centro administrativo, educativo, económico y cultural de la nación.

De acuerdo con algunos datos históricos, esta metrópoli situada en la región oeste del territorio supo ser escenario de una ciudad tracia, estar en poder de Filipo II de Macedonia y su hijo Alejandro Magno, ser conquistada por Roma, quedar destruida por los hunos y ser reconstruida por el emperador bizantino Justiniano (quien la bautizó como Triaditsa), renombrada como Sredets por los eslavos y señalada como Sofía a partir de 1376.

En esta localidad donde el clima es de tipo continental, los viajeros tienen la posibilidad de encontrar una gran cantidad de manantiales y aguas termales, así como también pueden sentirse atraídos por los numerosos sitios de interés histórico, cultural y religioso que se conservan en la zona.

En Sofía, además, ningún ser humano tendrá problemas para trasladarse porque el transporte público es sólido, variado y eficaz. Allí, por ejemplo, se puede viajar en trenes subterráneos, utilizar taxis, autobuses, tranvías y trolebuses o apostar por la vía aérea, que está garantizada por las prestaciones del Aeropuerto de Sofía.

La Catedral de Alejandro Nevski, la Galería de Arte Nacional, el Mausoleo Battenberg, la mezquita Banya Bashi, el Palacio Nacional de la Cultura, el Monumento al Soldado Desconocido y el Museo Arqueológico Nacional son sólo algunos de los lugares que no debería dejar de visitar ningún turista que llegue hasta la capital de Bulgaria.

Plovdiv

La segunda ciudad más grande de la superficie búlgara es Plovdiv, la capital de la región homónima. En esta urbe situada a orillas del río Maritsa, los pobladores búlgaros conviven con minorías turcas, hebreas, gitanas y armenias.

En otros tiempos, Plovdiv se llamó Eumolpia, fue conquistada por el rey Filipo II de Macedonia (quien la hizo conocer como Filipópolis), obtuvo su independencia en tiempos de dominio tracio (época en la cual se apodó Pulpudeva), fue incorporada al Imperio Romano, rebautizada como Trimontim, fue designada como capital de la provincia de Tracia y nombrada como Puldin por los eslavos.

Hoy en día, todo ese pasado puede ser apreciado a través de algunas ruinas (como, por ejemplo, las del Estadio romano), de la antigua mezquita Dzhumaya y de varios museos, sin olvidar la importancia histórica que poseen todos los sitios que aún se conservan dentro del llamado casco viejo de la ciudad.VarnaLa tercera ciudad más grande de la República de Bulgaria es Varna, una localidad fundada por los milesios a principios del siglo VI a.C. que desde siempre estuvo influenciada por los pueblos vecinos de Tracia.

En otros tiempos, esta metrópoli que, en la actualidad, tiene un marcado perfil industrial, es elegido como uno de los destinos turísticos más interesantes de la región y constituye el puerto comercial más destacado de la nación, fue destruida por los getas, conquistada por Roma, invadida por hunos y eslavos, ocupada por los turcos y rusos y hasta supo ser, durante la Guerra de Crimea, sede de las operaciones de las tropas anglofrancesas.

Por su importancia histórica y sus paisajes, Varna es, hoy en día, un sitio elegido por los viajeros que, además de bellas playas, desean encontrar en una misma ciudad diversas opciones en materia cultural, modernidad, espacios de interés religioso y riquezas históricas.

Sitios de interés

La UNESCO ha destacado varios atractivos búlgaros como Patrimonio de la Humanidad en reconocimiento a su importancia histórica y cultural. Uno de ellos es el Caballero de Madara, un relieve altomedieval que fue tallado en una meseta al nordeste del país. Consiste en la representación simbólica de un triunfo militar y habría sido realizado en el año 710.

Las iglesias rupestres de Ivanovo, por su parte, fueron desarrolladas entre el siglo XIV y el siglo XVII en una gran cantidad de cuevas. Los turistas aún pueden apreciar los frescos que exponen el arte búlgaro medieval en cinco de estas iglesias.

Las tumbas tracias de Kazanlak (siglo IV a.C.) y Svechtari (siglo III a.C.) son otros sitios de interés en este país.NesebarEn la costa del Mar Negro, dentro de la provincia de Burgas, se destaca una ciudad que en la antigüedad fue conocida como Mesembria y que hoy recibe el nombre de Nesebar.

Su historia se remonta al siglo VI a.C., cuando fue fundada como colonia griega sobre los restos de un asentamiento tracio (Menebria) del segundo milenio a.C. Su ubicación geográfica hizo que los romanos, los bizantinos, los búlgaros y los otomanos se disputaran estas tierras.

Nesebar sorprende por la gran cantidad de iglesias antiguas que aún conserva. Entre estos monumentos medievales se destacan la Iglesia de la Virgen (construida en el siglo X), Nova Mitropolia (del siglo XI) y Stara Mitropolia (conocida también como Santa Sofía).

Las iglesias de Cristo Pantocrátor, San Miguel, San Gabriel y Santa Paraskeva completan la propuesta de Nesebar, una ciudad que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1983 ante la riqueza de su patrimonio histórico-cultural.

Iglesia de Boyana

El barrio de Boyana se encuentra en las afueras de Sofía y alberga una iglesia ortodoxa búlgara medieval de gran relevancia: la Iglesia de Boyana, construida en diversas etapas entre el siglo X y el siglo XIX.

El templo, ubicado al pie de las montañas Vitosha, presenta frescos realizados en 1259. El autor habría pertenecido a la escuela de Tarnovo y, en 89 escenas, exhibe 240 figuras humanas. Estos frescos se crearon sobre otros más antiguos, de los siglos XI y XII.

La Iglesia de Boyana, nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979, cuenta con dos plantas y tres alas. El ala este se construyó entre finales del siglo X y comienzos del siglo XI; el ala central se añadió en el siglo XIII, en tiempos del Segundo Imperio Búlgaro; el ala oeste, por último, terminó de construirse a mediados del siglo XIX.Monasterio de RilaIván Rilski, un cortesano búlgaro que quedaría en la historia como San Juan de Rila, fue el fundador del Monasterio de Rila o Rilski Manastir en el siglo X. Está situado en las montañas del mismo nombre, en el valle del río Rilski y a unos 120 kilómetros de Sofía.

San Juan de Rila vivió como ermitaño en la cordillera de Rila, dentro del hueco de un árbol. Poco a poco, numerosas personas comenzaron a acompañarlo para seguir su ejemplo. Sobre el final de su vida, decidió crear este monasterio con la intención de albergar a los monjes ermitaños que lo seguían.

El Monasterio de Rila alberga la tumba de este santo de la Iglesia Ortodoxa Búlgara. El templo está considerado como un símbolo de la Resistencia Búlgara frente a la ocupación otomana y fue clave en la vida social y espiritual de la época medieval.

Actividades y atractivos turísticos

El territorio búlgaro se caracteriza por su perfil montañoso. Las elevaciones, de todas formas, no son el único atractivo natural del país: bosques, ríos y playas también seducen a los visitantes.

El río Danubio (el segundo más grande de Europa) atraviesa más de 471 kilómetros en Bulgaria. El Iskar, en cambio, es el río más largo entre los que fluyen únicamente por la superficie búlgara. Este curso de agua atraviesa paisajes de gran belleza en los Balcanes.

El Parque Nacional de los Balcanes Centrales es una reserva que permite disfrutar de estos montes. Presenta picos de más de 2.000 metros e importantes superficies boscosas.

Se conoce como lagos de Burgas a una serie de lagos costeros que se encuentran junto al Mar Negro. Entre ellos se destacan Mandrensko, Vaya y Atanasovsko. Quienes visiten este último lago podrán avistar cormoranes, patos, pelícanos y muchas otras aves, ya que este sitio alberga el 70% de las especies de la nación.

Bosques

Más del 32% de la superficie de este país europeo se encuentra cubierta por bosques. El bosque mixto balcánico, un subtipo de los bosques mediterráneos, es el bioma más frecuente. Hayas, robles, carpes, pinos y abetos habitan en esta ecorregión que es famosa por la variedad de reptiles. El bosque mixto de los montes Ródope aparece en el centro y el sur del país y sirve de hábitat para nutrias, buitres y águilas, entre otros animales. Un buen lugar para conocer los bosques búlgaros es el Parque Nacional del Pirin, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983.

Montañas

Los Montes Balcanes, una extensión de los Cárpatos, constituyen la cadena montañosa más importante de la nación. Las Montañas Rila forman parte de los Balcanes y albergan las cumbres más altas de Bulgaria. El principal pico es Musala (2.925 metros), que ofrece varias rutas de ascenso a los escaladores. El centro de esquí Borovets o Chamkoriya es un gran atractivo turístico y cuenta con telecabinas que facilitan el ascenso a la cima de Musala. Vitosha, en las afueras de Sofía, es otra montaña atractiva que permite realizar esquí y alpinismo, además de sobresalir por su cercanía a la capital nacional.

Playas

El Mar Negro es un mar interior que separa a Europa oriental de Asia occidental. Está vinculado al océano Atlántico a través de varios estrechos y permite que Bulgaria cuente con una destacada oferta de playas a disposición del viajero. Burgas es una de las ciudades costeras que dispone de las mejores playas, como Sunny Beach, Sozopol y Dyuni. En la ciudad de Varna, el balneario más popular es Albena, que presenta una gran cantidad de hoteles construidos sobre la arena. Nesebar, por último, logra conquistar al turista tanto por su rica historia como por las bellezas naturales de sus playas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba