Turismo

Viajes a Praga

La capital de la República Checa y de la región de Bohemia, Praga, se ubica a orillas del Moldava, un río muy caudaloso que la atraviesa de norte a sur.

Esta ciudad de clima continental que supo ser capital de Checoslovaquia y del Reino de Bohemia, es la metrópoli más poblada del territorio checo. Recorrer su superficie compuesta por 22 distritos es, para todo viajero, un privilegio que le permite entrar en contacto con una gran riqueza cultural.

Además de ofrecer bellos paisajes, Praga seduce a los visitantes con un importante casco histórico (zona declarada Patrimonio de la Humanidad desde 1992) y con una amplia oferta de alternativas ideadas para dar a conocer el encanto de esta interesante urbe europea.

El Museo Nacional de Praga, el Puente Carlos, la Sinagoga Staranová, la Casa Danzante, el Palacio Arzobispal, el Castillo de Praga (donde se localizan la Catedral de San Vito, la Capilla de la Santa Cruz y el Callejón del Oro y la Alquimia, por citar algunos de los sitios incluidos en este complejo), la Torre de la Pólvora y la Plaza de Carlos son lugares que ningún turista debería dejar de conocer durante su estadía en la capital checa.

Bandera, mapa y datos generales

Bandera, mapa y datos generales
Bandera, mapa y datos generales

Nombre oficial: Praga País: República Checa Superficie: 496 Km2 Fundación: Siglo IX Población Total: 1.188.126 habitantes Densidad de Población: 2.395 hab./Km2 Idioma Oficial: Checo Moneda: Corona checa

Clima

Quienes llegan a la capital checa suelen encontrarse con un clima continental. Allí, la temperatura media anual se sitúa en torno a los 8 o 9 grados centígrados y las lluvias alcanzan su punto máximo en julio.

Durante la temporada invernal, el ambiente de Praga es frío y seco, mientras que el verano es agradable y no ofrece condiciones extremas. De los cero grados centígrados que pueden registrarse en invierno, el termómetro pasa, entre julio y agosto, a situarse entre los 18 y los 25 grados centígrados.

La primavera, por su parte, es una estación que se inicia con aires frescos pero que pronto se convierte en un periodo templado y húmedo. Asimismo, el otoño es moderado y seco, aunque en noviembre es frecuente soportar marcas térmicas inferiores a los tres grados centígrados.

Principales barrios

Malá Strana (Ciudad Pequeña)

Malá Strana (Ciudad Pequeña)
Malá Strana (Ciudad Pequeña)

Uno de los barrios más antiguos y pintorescos de Praga es Malá Strana, que literalmente significa “Lado Pequeño” aunque también se lo conoce como “Ciudad Pequeña”. Se sitúa en el margen izquierdo del río Moldava, a los pies del Castillo de Praga.

Malá Strana fue el principal distrito elegido por las etnias alemanas que llegaron hasta Praga en la Edad Media. La nobleza también eligió la “Ciudad Pequeña” para establecerse y construir muchos de sus palacios, mientras que los barrios a la derecha del Moldava eran preferidos por la burguesía.

Uno de los principales atractivos de Malá Strana es la Iglesia de Santa  María de la Victoria o Iglesia de Nuestra Señora Victoriosa, ubicada en la calle Karmelistka. Allí se encuentra la famosa figura del Niño Jesús de Praga, una estatua de Jesucristo en su etapa infantil que habría sido esculpida durante el siglo XVI en España. Otro templo destacado en este distrito es la Iglesia de San Nicolás en Malostranské námestí (Plaza de la Ciudad Pequeña).

Los turistas que recorren Malá Strana tienen Petrínská rozhledna (la Torre de Observación de Petrín) como uno de sus puntos preferidos. Esta torre de 60 metros de altura, situada sobre una colina, fue creada en 1891 y guarda un importante parecido con la famosa Torre Eiffel. Es posible subir caminando a la cima de la torre (donde hay una cafetería y una tienda) o aprovechar la existencia de un funicular y un ascensor.

El palacio de Albrecht von Wallenstein, el edificio de la embajada alemana en Praga y la calle Nerudova (en homenaje al escritor Jan Neruda) son otros atractivos de Malá Strana.

Staré Mesto (Ciudad Vieja)

Staré Mesto (Ciudad Vieja)
Staré Mesto (Ciudad Vieja)

Staré Mesto (“Ciudad Vieja”) es el lugar geográfico donde nació el asentamiento de Praga en la Edad Media. Varios de los edificios más antiguos de la actual capital checa se encuentran en los alrededores de la Plaza del Ayuntamiento Viejo de este distrito.

Esta plaza, situada entre el Puente Carlos y la Plaza Venceslao, es el centro turístico del barrio. Allí se reúnen los praguenses para manifestarse o para celebrar distintas festividades (como Año Nuevo o Navidad), mientras que también suelen instalarse grandes pantallas para la transmisión pública de eventos deportivos.

El Reloj Astronómico (cuyo mecanismo más antiguo data de 1410) es uno de los principales atractivos de la Plaza del Ayuntamiento Viejo. También se destacan la Iglesia de Týn (construida entre el siglo XIV y el siglo XVI con el gótico como estilo predominante), la Iglesia de San Nicolás (de estilo barroco), el Jan Hus Memorial (instalado en 1915 con motivo del 500º aniversario de la muerte del filósofo y religioso) y el controvertido Museo de las Máquinas Sexuales.

Cabe destacar que Staré Mesto rodea el Josefov o Barrio Judío, donde es posible apreciar la Sinagoga Vieja-Nueva (fundada en 1270, es una de las más antiguas de Europa), el Viejo Cementerio Judío y la casa natal de Franz Kafka.

Nové Mesto (Ciudad Nueva)

Nové Mesto (Ciudad Nueva)
Nové Mesto (Ciudad Nueva)

La expansión de la “Ciudad Vieja” llevó a la fundación de otro distrito, un hecho que tuvo lugar en 1348 por decisión de Carlos I de Bohemia y IV de Alemania. Como no podía de ser de otra manera, la nueva zona fue bautizada como Nové Mesto (“Ciudad Nueva”).

En la actualidad quedan pocos edificios en pie de aquella época, sobresaliendo algunas iglesias góticas y barrocas. El centro comercial de Nové Mesto es la Plaza de Venceslao, bautizada en honor al patrón de Bohemia. En esta plaza se llevaron a cabo acontecimientos vinculados a la Primavera de Praga y la Revolución de Terciopelo.

En los alrededores de la Plaza de Venceslao aparecen el Museo Nacional (que cuenta con unos 14 millones de objetos relacionados con la historia, el arte, la política y la naturaleza de la ciudad), el Hotel Europa y el Memorial de Jan Palach y Jan Zajíc, entre otros lugares destacados.

Uno de los edificios más sorprendentes de Nové Mesto es la Casa Danzante, diseñada por Frank Gehry y Vlado Milunic en 1997. Esta construcción deconstructivista sobre el río Moldava también es conocida como Ginger y Fred, ya que su forma se asemeja a una pareja de bailarines.

El Ayuntamiento de la Ciudad Nueva, el Teatro Nacional y el pub U Fleku completan los atractivos de Nové Mesto.

Sitios de interés

Sitios de interés
Sitios de interés

No es casualidad que, por año, millones de turistas elijan pasar unos días en Praga. La ciudad no sólo es bella en su estructura, sino que también atesora una gran cantidad de espacios que la vuelven interesante en materia histórica y cultural.

En esta metrópoli, cada barrio ofrece diferentes atractivos. En el distrito de Hradcany, por ejemplo, se puede visitar una fortaleza del siglo IX conocida como Castillo de Praga, mientras que en Malá Strana se conservan edificaciones antiguas como el Puente Carlos y el Monasterio de Strahov. El área de Staré Mesto, en cambio, cautiva a través de sitios como la Iglesia de Týn, el Cementerio Judío, el Convento de Santa Inés y la Iglesia de San Nicolás.

Catedral de San Vito

Catedral de San Vito
Catedral de San Vito

Dentro del complejo monumental que se conoce como Castillo de Praga se encuentra la Catedral de San Vito, un templo enmarcado en la fe católica que, por sus características, es valorado como la mayor muestra de arte gótico de la capital checa.

Este lugar, dedicado desde 1989 a San Vito, San Venceslao y San Adalberto, sirvió de escenario para la coronación de todos los reyes de Bohemia y fue elegido para enterrar a un gran número de reyes, obispos y arzobispos.

La piedra fundamental de este valioso símbolo de Praga diseñado por el arquitecto francés Matías Arras fue colocada el 21 de noviembre de 1344 por Ernesto de Pardubice, el por entonces arzobispo de la ciudad. De todas formas, las puertas de la catedral no se abrirían hasta el 28 de diciembre de 1929, fecha para la cual el lugar ya tenía la estructura completa.

Reloj Astronómico

Reloj Astronómico
Reloj Astronómico

Staré Mesto, uno de los barrios más pintorescos de Praga, atesora en su superficie un reloj astronómico medieval. Este singular objeto que atrae a todos los viajeros que recorren la capital checa se encuentra ubicado en la pared sur del Ayuntamiento de la Ciudad Vieja y está compuesto por un cuadrante astronómico, cuatro figuras animadas y un calendario circular.

De las tres unidades citadas, la más antigua es la primera. Según los registros históricos, el cuadrante astronómico fue construido por el relojero Nicolás de Kadan y el profesor Jan Sindel en 1410. Varias décadas después se añadieron el calendario y las esculturas que embellecen su fachada, mientras que en el siglo XVII se incluyeron las estatuas móviles.

Desde que comenzó a funcionar, el reloj sufrió varios daños, pero gracias a los trabajos de reparación (que incluyeron desde la restauración de la maquinaria hasta la reconstrucción de los Apóstoles de madera) pudo mantenerse hasta el día de hoy.

Puente Carlos

Puente Carlos
Puente Carlos

El Puente Carlos o Puente de Carlos es el más antiguo de la ciudad y el segundo más viejo de toda la República Checa. Atraviesa el río Moldava para unir Staré Mesto con las zonas aledañas

El rey Carlos IV fue quien ordenó su construcción en 1357, aunque las obras se extendieron hasta el siglo XV. Su primer nombre fue Puente de Piedra y más adelante también fue conocido como Puente de Praga.

El Puente Carlos gozó de una gran importancia para el transporte y el comercio entre Europa Oriental y Europa Occidental durante muchos años, cuando no había otras formas de cruzar el Moldava.

Cuenta con 16 arcos y tres torres (dos en Malá Strana y la restante en Staré Mesto) que le sirven de apoyo en sus dos cabeceras. El puente alcanza una longitud de 516 metros, con un ancho de casi 10 metros.

La torre de Staré Mesto está considerada como una de las construcciones góticas más bellas del mundo. A ambos lados del puente, se destaca también la decoración con estatuas de estilo barroco, construidas a comienzos del siglo XVIII.

Actividades y atractivos turísticos

Actividades y atractivos turísticos
Actividades y atractivos turísticos

Se suele decir que Praga está ubicada en el corazón de Europa. La ciudad se encuentra a menos de 500 kilómetros del mar Báltico, el mar Adriático y el mar del Norte y está atravesada por el río Moldava.

La naturaleza es uno de los atractivos de Praga aunque, sin dudas, la vida cultural es el imán que atrae a millones de visitantes. Pocos pueden resistirse a concurrir a un espectáculo en el Teatro Nacional, también conocido como Ópera Estatal de Praga.

El edificio fue construido en 1885 y es un emblema de la ciudad. Resulta llamativo que no se ofrezcan visitas guiadas por las instalaciones, aunque es posible acceder al edificio de una manera muy simple (y atractiva): comprando una entrada para asistir a alguna representación.

Otro espectáculo imperdible de Praga es el Teatro Negro, un tipo de obra teatral muda que se caracteriza por los juegos de iluminación y sombras en un escenario a oscuras. Entre los teatros que ofrecen estas representaciones se destacan Blanik, Ta Fantastika, Animato y el Teatro de Imagen de Luz Negra.

Espacios verdes

La capital checa cuenta con varios espacios verdes que permiten el descanso y la recreación. El Jardín Botánico, creado en 1969, se encuentra en las afueras de Praga, sobre el monte Troja. Tiene una extensión de 52 hectáreas y se destaca por su jardín japonés (con bambúes, azaleas, cascadas y lagos), su invernadero y sus herbarios.El Monte Petrín, donde se encuentra la Torre de Observación, también seduce con sus jardines, su arboleda y su antiguo viñedo. Este monte alcanza una altura de 138 metros y su cima es accesible desde un funicular que parte de la calle Újezd.

Quienes estén interesados en los atractivos paisajísticos y no necesiten grandes extensiones de parque, tienen su lugar ideal en el Jardín Vrtba, diseñado en 1720 y reinaugurado en 1998 en Malá Strana (cerca de la Plaza de la Ciudad Pequeña). Además de sus praderas y flores, cuenta con estatuas y esculturas.

Ríos

El río Moldava es el más extenso de la República Checa con 430 kilómetros. En su curso atraviesa la ciudad de Praga, definiendo su relieve a través de los procesos de sedimentación y erosión.

En los alrededores del río surgen diversas pendientes, algunas bastante escarpadas en la ribera izquierda. En el barrio de Zlicín, las colinas próximas al Moldava se acercan a los 400 metros de altura.

Los paseos en barco por el rió Moldava son muy populares. Las embarcaciones zarpan a toda hora y ofrecen distintos tipos de paseos, capaces de adaptarse a todos los bolsillos. Algunas excursiones se limitan a ofrecer una vista panorámica de Praga desde el río; otras, en cambio, incluyen almuerzo o cena y música en vivo.

Los turistas que no cuenten con un gran presupuesto pueden optar por un paseo de una hora de duración a un precio de unos 10 euros. Si la intención es conocer el río Moldava con mayor profundidad, se puede optar por una excursión de tres horas con cena buffet y show musical por unos 30 euros.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba