Turismo

Viajes a Lisboa

La capital y ciudad más poblada de Portugal es Lisboa, una urbe que se desarrolla junto a la unión del océano Atlántico y el río Tajo. Fue fundada en 1179 y se divide en 53 freguesias o parroquias.

Los historiadores se debaten entre el origen fenicio o egipcio de la ciudad. A lo largo de la historia, los romanos, los árabes y hasta los vikingos ejercieron control o intentaron dominar la zona.

Hoy Lisboa es la ciudad más rica de Portugal (su PIB supera la media europea). El clima agradable, las facilidades de transporte y la amplia oferta cultural convierten a la capital portuguesa en un interesante destino turístico.

La Casa dos Bicos (construida en 1523), la Catedral (que comenzó a edificarse en 1147), la Estación de Oriente (diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava), el Monumento a los Descubrimientos (con forma de carabela) y el Elevador de Lavra (un funicular que recorre casi 190 metros) son algunos de los principales atractivos de Lisboa, donde también se destacan el Monasterio de los Jerónimos y la Torre de Belém (declarados en conjunto como parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO).

Bandera, mapa y datos generales

Nombre oficial: Lisboa País: Portugal Superficie: 84,8 Km2 (ciudad) Fundación: 1179 Población Total: 489.562 habitantes (ciudad) Densidad de Población: 5839 hab/Km2 (ciudad) Idioma Oficial: Portugués Moneda: Euro Prefijo telefónico: +01

Clima

Lisboa se destaca por tener uno de los climas más benévolos entre todas las capitales europeas. El verano y la primavera suelen ser soleados, con una temperatura mínima media de 16ºC y una temperatura máxima media cercana a los 28ºC.

En invierno y otoño, por supuesto, la temperatura desciende hasta una media de 10ºC. Aunque los días lluviosos son más frecuentes en esta temporada, hay que tener en cuenta que es poco frecuente que la temperatura descienda por debajo de los 5ºC, un dato que los turistas agradecen.

La Corriente del Golfo ejerce su influencia en esta ciudad de clima mediterráneo que casi con seguridad ofrece más de 130 días soleados al año. Condiciones ideales, pues, para pasear por sus calles y realizar todo tipo de actividades turísticas.

Principales freguesias

Santa María de BelémSanta María de Belém fue un municipio autónomo hasta su incorporación a Lisboa en 1885. Desde entonces, se trata de una de las freguesias que forman parte del Concejo de Lisboa. Cuenta con casi 10.000 habitantes, que se reparten en un área de 3,39 kilómetros cuadrados.

Sus espacios verdes como parques y jardines, sus sitios históricos, sus museos y su hermoso paseo ribereño convierten a Santa María de Belém en una de las zonas más visitadas por los turistas que escogen pasar sus vacaciones en Lisboa.

La Torre de Belém, cuya construcción se inició en 1514, es uno de los símbolos del barrio. Se encuentra en la desembocadura del río Tajo y se eleva cinco pisos por sobre el baluarte.

El Monasterio de los Jerónimos es otro lugar representativo de Santa María de Belém (forma parte del Patrimonio de la Humanidad junto a la Torre). Fue fundado en 1501 en una antigua ermita y no dejó de ampliarse hasta el siglo XX. Su estilo manuelino, con elementos del renacimiento y del gótico tardío, sorprende a los visitantes.

Los restos del navegador vasco da Gama y de los escritores Fernando Pessoa y Luís de Camões descansan en el Monasterio de los Jerónimos, cuya estructura también alberga al Museo de Arqueología y al Museo de Marina.

El Monumento a los Descubrimientos, creado en 1960 en homenaje a Enrique el Navegante cuando se cumplieron 500 años de su fallecimiento, sobresale por sus más de 50 metros de altura. La obra tiene forma de carabela e incluye las figuras de 33 personalidades vinculadas a la Era de los Descubrimientos.

El Jardim Botanico da Ajuda (Jardín Botánico de la Ayuda) y el moderno Centro Cultural de Belém (con espacio para eventos artísticos y culturales, museo, café y restaurante) completan la oferta turística de esta freguesia.

Benfica

El Parque Forestal de Monsanto es el principal espacio verde de Lisboa y el lugar más popular en la freguesia de Benfica, que cuenta con una superficie de 7,94 kilómetros cuadrados y más de 38.500 habitantes.

Este parque se extiende por casi 1.000 hectáreas y supone un remanso en medio de los edificios y la presión urbana de la ciudad. Fue creado en 1934 y dispone de una amplia variedad de árboles.

Los atractivos de Benfica, por supuesto, trascienden al Parque Forestal de Monsanto. En este barrio se han hallado restos arqueológicos del Paleolítico y del Neolítico, junto con ruinas de asentamientos romanos.

La influencia musulmana se hizo notar a lo largo de la historia en Benfica. La Iglesia católica también se asentó en la región con varios templos, aunque lo más sobresaliente de la freguesia son sus características quintas y granjas que florecieron a partir del siglo XVII.

Parte del famoso Acueducto de las Aguas Libres se encuentra en Benfica. Otros atractivos son los edificios centenarios de Vila Ana y Vila Ventura, la Quinta da Granja (que podría convertirse en un gran parque urbano), el Parque Silva Porto (con su famoso quiosco de 1916) y la Iglesia de Nuestra Señora del Amparo.

Cabe destacar, por último, que Benfica es el nombre de uno de los clubes deportivos más populares de Portugal. Su equipo de fútbol juega como local en el Estádio da Luz, construido en 2003.SéExisten en Portugal una decena de freguesias que se conocen por el nombre de Sé. En el caso del barrio correspondiente al Concejo de Lisboa, se trata de un área de apenas 0,12 kilómetros cuadrados, con poco más de 1.000 habitantes.

Sé fue creada en 1150 y se encuentra en la zona más antigua de la ciudad. Afonso Henriques (Alfonso I de Portugal) fue quien ordenó destruir una mezquita de la región para construir la iglesia que, con el tiempo, se convertiría en catedral y en uno de los monumentos más antiguos de Lisboa.

La Catedral de Lisboa, también conocida como Santa Maria Maior de Lisboa, exhibe una atractiva combinación de estilos arquitectónicos como el arte románico tardío y el gótico. Diversos terremotos afectaron su estructura, pero no destruyeron al edificio. En las últimas décadas, una serie de excavaciones arqueológicas permitieron encontrar restos romanos, árabes y medievales en torno a la catedral.

Otro sitio de interés en Sé es la Casa dos Bicos, construida en 1523 por iniciativa de Brás de Albuquerque. Los bicos hacen referencia a las piedras talladas en forma de punta de diamante que revisten su fachada.

Las Ruinas del Teatro Romano, situadas al sur del Castillo de San Jorge, fueron descubiertas en 1798. El teatro en cuestión había sido construido por el emperador César Augusto en el siglo I.

Los atractivos de Sé también incluyen al Chafariz de El-Rei y a la Iglesia de San Antonio.

Sitios de interés

La rica historia de Lisboa hace que existan una gran cantidad de sitios de interés a disposición de los turistas. Muchos consideran que el Aqueduto das Águas Livres (Acueducto de las Aguas Libres) es una de las estructuras más bellas de la ciudad.

Este acueducto, construido por orden del rey Juan V, atraviesa el valle de Alcántara y fue completamente terminado recién en el siglo XIX. Cuenta con un canal principal de 19 kilómetros de extensión, aunque la longitud total del acuerdo se acerca a los 60 kilómetros. Sus 35 arcos sobre el valle son visitados por miles de viajeros, existiendo diversos tipos de paseos guiados.

Torre de Belém

Francisco de Arruda fue el arquitecto y escultor creador de la Torre de Belém, uno de los mejores ejemplos de la arquitectura manuelina. La construcción de la torre se inició en 1514 y se completó seis años más tarde.

El director de las obras fue Diogo Boitaca, también responsable de los trabajos de construcción del Monasterio de los Jerónimos. La Torre de Belém tuvo como finalidad original la recaudación de impuestos y exigía el pago a aquellos que deseaban ingresar a la ciudad.

Las galerías abiertas, las torres de vigilancia en estilo mozárabe, las almenas y la cruz de la Orden de Cristo decoran el exterior de la estructura, mientras que su interior muestra elementos del estilo gótico.

En los cinco pisos que se erigen por encima del baluarte se destacan la Sala del Gobernador, la Sala de los Reyes, la Sala de Audiencias, la Capilla y la Terraza.Castillo de San JorgeEn la cima de una colina del centro histórico, aparece el Castelo de São Jorge o Castillo de San Jorge. Sus casi 6.000 metros cuadrados de superficie incluyen distintas torres y garitas, dos patios de importantes dimensiones y un foso.

Los arqueólogos creen que la primera estructura defensiva en este lugar fue desarrollada por los romanos. Tras la invasión árabe, la construcción se convirtió en una fortaleza musulmana y recién en la Edad Media el castillo pasó a manos de los cristianos.

Los cruzados decidieron colocar al edificio bajo la invocación de San Jorge y, a partir del siglo XIII, entró en funciones como Palacio Real. Declarado Monumento Nacional en 1910, el Castillo de San Jorge fue restaurado en varias ocasiones y en la actualidad es uno de los principales atractivos turísticos de Lisboa, ofreciendo una hermosa vista panorámica de la ciudad y del estuario del río Tajo.

Teatro Nacional de San Carlos

El Teatro Nacional de São Carlos (Teatro Nacional de San Carlos) es un recinto de ópera y conciertos construido en 1792 sobre la base del Teatro Tejo, una antigua ópera destruida durante el terremoto de 1755.

La estructura, inspirada en el Teatro de San Carlos de Nápoles y la Scala de Milán, cuenta con capacidad para 1.148 espectadores que se ubican en cinco niveles de palcos y galerías.

El Teatro Nacional de San Carlos recibió a artistas de gran renombre internacional, como Alfredo Kraus y María Callas. Es habitual que, ante espectáculos de trascendencia, se instale una pantalla gigante en la fachada para que los habitantes de Lisboa y los turistas puedan seguir las obras en directo desde la calle.

Es posible coordinar una visita guiada al Teatro Nacional de San Carlos, siempre que coincida con la fecha de un concierto o ensayo general.

Actividades y atractivos turísticos

El viajero que llegue a Lisboa contará con una amplia variedad de opciones para disfrutar durante su estadía: desde propuestas culturales hasta paseos históricos, pasando por actividades al aire libre, la diversión y el ocio están garantizados.

La Plaza de Toros de Campo Pequeño, con capacidad para 9.000 espectadores, seduce a los amantes de la actividad taurina. La estructura fue levantada en 1892 y remodelada en 2006.

Quienes estén interesados en la cultura, no pueden dejar de conocer la Biblioteca Nacional de Portugal, creada en 1796 y con un extenso catálogo de publicaciones nacionales.

Para aquellos que disfrutan al recorrer un cementerio por la calidad arquitectónica y artística de sus bóvedas, el Cemitério dos Prazeres (Cementerio de los Placeres) es el lugar indicado. Se encuentra en la freguesia de Prazeres, en la región occidental de la ciudad.

Por último, cuando el apetito se presente en medio de algún paseo, nada mejor que visitar un restaurante de gastronomía portuguesa y optar por algún plato típico, como la pataniscas de bacalhau (a base de bacalao en salazón).

Espacios verdes

El espacio natural por excelencia en la ciudad de Lisboa es el Parque Forestal de Monsanto. Fue creado en 1934 y cuenta con unas 1.000 hectáreas casi totalmente arboladas, con pinos, robles, encinas, alcornoques y otras especies.

Ardillas y diversos tipos de aves conviven en el Parque Forestal de Monsanto, que en su interior alberga diversos miradores, parques infantiles, piscinas, senderos peatonales, varios restaurantes y hasta un centro hípico.

El Jardín Botánico de la Ayuda, en Santa María de Belém, dispone de tres hectáreas para la exhibición de la flora típica de la ciudad. Fue planeado a finales del siglo XVIII por el naturalista italiano Domenico Agostino Vandelli.

Entre los espacios verdes del centro de Lisboa, se destaca el Parque Eduardo VII, bautizado en homenaje al rey británico que visitó la ciudad en 1902. Cuenta con una vertiente empinada de 25 hectáreas y alberga su propio jardín botánico con plantas exóticas.

Ríos

Lisboa se desarrolla en el estuario del río Tajo (el más largo de la Península Ibérica), en el lugar donde este curso de agua se junta con el océano Atlántico. La parte final del río forma el Mar de la Paja, que alcanza una distancia de 17 kilómetros entre ambas orillas.

El Mar de la Paja es cruzado por dos grandes puentes que aparecen en numerosos portales de Lisboa. El Puente 25 de Abril se extiende cerca de dos kilómetros y se eleva unos 70 metros sobre el Tajo. El nombre original de este puente era Salazar, ya que el dictador portugués fue quien ordenó su construcción. Tras la revolución del 25 de abril de 1974, la estructura adquirió su nombre actual.El Puente Vasco da Gama es más moderno (se inauguró en 1998) y constituye el puente más largo de Europa (17,2 kilómetros). Con su creación se intentó aliviar el tráfico sobre el Puente 25 de Abril. El proyecto fue bastante cuestionado por la proximidad del puente al Parque Natural del Estuario del Tajo, donde nidifican una importante cantidad de aves acuáticas.

Cabe mencionar que las embarcaciones turísticas son muy habituales para conocer Lisboa desde el agua. En este sentido, se destacan los veleros que ofrecen paseos de diversa duración y que permiten apreciar monumentos cercanos al río como la Torre de Belém.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba