Social

5 conceptos erróneos que los jefes tienen sobre sus empleados

5 conceptos erróneos que los jefes tienen sobre sus empleados: El mundo está lleno de malentendidos. Sobre todo el mundo del trabajo. Muchos jefes tienen una imagen completamente equivocada de sus empleados. Hora de desmitificar los mitos clásicos

La mayoría de los jefes piensan que tienen el dedo en el pulso de sus empleados. Pero lejos de eso. A menudo están completamente equivocados en sus valoraciones. Con las expectativas que sus empleados tienen del puesto de trabajo. Y especialmente en su autoevaluación.

Según un estudio de la consultora de gestión Gallup, solo uno de cada cinco empleados en Europa (21 por ciento) dice acerca de su jefe: «El liderazgo que experimento en el trabajo me motiva a hacer un trabajo excelente», la friolera de 97 por ciento de los supervisores tienen su propia para un buen líder. El Instituto Nacional de Investigación Empresarial de EE. UU. Ha compilado cinco mitos clásicos en los que muchos jefes aún creen.

5 conceptos erróneos que los jefes tienen sobre sus empleados

·        Mito 1: dinero caro

No hay duda, todo el mundo va a trabajar para ganar dinero. Porque con el sueldo pagas el alquiler, las vacaciones y te das un pequeño lujo. Pero, ¿es eso suficiente para llegar totalmente motivado al trabajo todas las mañanas? Respuesta corta: ¡No! El hecho de que todas las facturas se paguen al final del mes no hace que el trabajo sea divertido.

La mayoría de los empleados anhelan un trabajo que los satisfaga, que tenga sentido, que los desafíe. Están felices de contribuir a esto. A cambio, esperan confianza y un trato justo. Sin embargo, muchos gerentes todavía creen que el dinero es el mayor motivador y, por lo tanto, descuidan las necesidades de los empleados.

·        Mito 2: el jefe invisible

La verdad es que suena muy relajado. El jefe llega en algún momento, se sienta en su oficina y desaparece nuevamente por la noche después del trabajo. Deja que los empleados hagan lo suyo. Sabes qué hacer. En la práctica, este modelo rara vez tiene éxito. El jefe tiene que estar presente en el plató como un director.

No basta con distribuir el guión con los diálogos. Debe liderar, explicar, criticar y elogiar. Y necesita una conexión con sus empleados, una antena. Él tiene que desafiarlos y alentarlos aún más. Los empleados que están completamente solos tropiezan rápidamente. Echan de menos el liderazgo que, como su nombre indica, debe ejercer un directivo.

·        Mito 3: el empleado que no me importa

Un concepto erróneo común es que a la mayoría de los empleados no les importa cómo le está yendo a su empresa, siempre y cuando el salario se pague a fin de mes. Eso no es cierto. Según una encuesta del Wall Street Journal, tres cuartas partes de los encuestados dijeron que una de las principales motivaciones de su trabajo era hacer algo por la empresa, incluidas las horas extra. Quiere ser parte de una historia de éxito y está orgulloso de trabajar en una empresa exitosa. Es importante que un esfuerzo especial también sea registrado y recompensado. Incluso si es solo un sincero «gracias».

·        Mito 4: La lealtad se compra

Muchos jefes creen que un buen salario une a los empleados a una empresa para siempre. Eso fue una vez. Los tiempos han cambiado. Y con ello las posibilidades. Incluso el mejor jefe que paga bien y valora a su equipo debe esperar que su gente lo deje en algún momento. ¿Por qué? Porque ellos pueden.

El mercado laboral lo da y muchos anhelan nuevos retos o simplemente un cambio de ubicación. Ningún jefe debería tomar eso como algo personal

·        Mito 5: la mentira de 9 a 5

Si estás en la oficina, estás trabajando. O viceversa: si no estás en la oficina, eres un vago. Todavía existe, el tipo «Mamá gallina» en la oficina de la esquina con una vista panorámica. El jefe que llora la pérdida del buen reloj de antaño. La presencia se equipara con la productividad, la presencia con el compromiso.

Diversos estudios muestran que el trabajo flexible en la mayoría de los casos conduce a un aumento de la productividad. En cuanto a tiempo y lugar. Cada persona marca de manera diferente. Y todos funcionan de manera diferente. Si das la oportunidad a tus empleados de averiguar cuál es el mejor modo de trabajo para ellos, no te arrepentirás.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba