Animales

¿El gato tose?, ¿qué puede indicar el síntoma?

Ver a un gato tosiendo no es habitual. Esto se debe a que los gatos son animales estoicos, es decir, no muestran cuando sienten algún dolor o malestar. Aunque es poco frecuente, un gato que tose puede significar muchas cosas: enfermedades respiratorias, problemas cardíacos o alergias son algunas de las causas más comunes. Es importante estar atento a cualquier comportamiento diferente de tu gatito.

Gato que tose: ¿qué puede significar?

La tos en los gatos es siempre el síntoma de algún trastorno en el organismo del animal. Probablemente sea un signo de alguna enfermedad respiratoria. Sin embargo, el gato con tos no siempre es un signo de un problema en las vías respiratorias. También es posible tener una tos derivada de un problema cardíaco: enfermedades como la cardiomiopatía felina pueden llevar al animal a toser.

El asma y la bronquitis ya son enfermedades comunes en los gatos, pero Amanda añade que también pueden manifestar alergias. La principal causa de la tos en los gatos es la respiratoria. Tanto el asma como la bronquitis pueden provocar el síntoma, pero también los cuadros alérgicos. Hay que tener en cuenta que los animales que forman tricobezoares (las famosas bolas de pelo) también pueden tener tos. Incluso en el caso de una tos esporádica, es importante llevar al felino a una cita con el veterinario. Cuanto antes se haga el diagnóstico, mayor será la posibilidad de poner fin a las molestias del gato y evitar que los síntomas empeoren, dando lugar a cuadros más complicados. El veterinario hará una evaluación general del animal para observar si hay otros síntomas paralelos, como fiebre, sibilancias o secreciones, antes de determinar el mejor tratamiento.

Los medicamentos para la tos de los gatos deben ser recetados por el veterinario

No se debe tratar la tos del gato sin el consejo de un profesional. Y es que, como ya hemos explicado, la tos del gato puede tener varias causas, como alergias, hongos, bacterias o virus. Los animales que tosen deben ser llevados a la atención veterinaria, ya que es necesario investigar la causa de esta tos a través de la evaluación clínica y, si es necesario, las pruebas complementarias. Algunos casos tendrán que ser dirigidos para el especialista, como el cardiólogo, para que sean mejor atendidos. Dependiendo del caso, se pueden recetar antibióticos o jarabes para tratar el problema. Muchas veces, las enfermedades cardiológicas en los gatitos son difíciles de diagnosticar debido a la falta de síntomas. Por eso, si observas que tu gato tose, no te lo pienses más y llévalo a un médico veterinario de confianza. Si su mascota tose no espere, llévela inmediatamente al veterinario para que la evalúe. Los animales no tratados pueden empeorar e incluso morir.

El gato ahogado también puede generar tos

La tos puede ser una reacción natural del gato para intentar expulsar algo que le molesta en la garganta. Si notas que un gato tose como si se ahogara, es importante prestar atención a los demás síntomas. Además de que el animal empiece a quedarse sin aire y tenga dificultades para respirar, puede volverse cianótico (lengua y mucosas moradas). La maniobra de Heimlich puede ayudar a despejar la garganta si tiene un cuerpo extraño que dificulta la respiración: sujeta al gatito de espaldas a ti, con las patas sueltas y haz una ligera presión (recuerda que los gatos tienen un cuerpo más frágil que los perros), comprimiendo el cuerpo del animal por debajo del esternón, que es el hueso central del pecho. Después de realizar la maniobra, abra la boca del gato y vea si el objeto puede ser retirado. Repite el proceso hasta que lo consigas. Si aún así no es posible eliminarlo, acude inmediatamente a un veterinario.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba