Animales

¿Puede un perro comer piña?

Saber qué frutas puede comer un perro es importante para alimentar a tu mascota de forma correcta y sin comprometer su salud. Por eso, antes de ofrecer piña a un perro, lo normal es que el tutor busque información sobre el tema, ya sea en internet o hablando con un veterinario. Por ello te explicaremos todo lo que debes saber sobre la fruta en relación con las mascotas. Después de todo, ¿se puede dar piña a los perros o la fruta es mala para el organismo canino? ¿Cuáles son los pros y los contras de introducirlo en la dieta del perro? ¿Cuál es la forma más adecuada de dar piña a los perros? ¡Siga leyendo para conocer las respuestas

¿Se puede dar piña a un perro o es un problema?

¿Puede un perro comer piña?

Mimetizar los perros con la comida más allá de la ración es un hábito que no causa problemas, si la práctica ha sido indicada por su veterinario y que usted tome varias precauciones. Aunque la piña no se considera una fruta tóxica ni prohibida para los perros, el consumo de este alimento debe ser muy moderado. No podemos olvidar que, por muy sabrosa que sea, la piña tiene un alto contenido en azúcar y acidez que puede no ser bien recibida por el organismo del perro. Por eso, lo más adecuado es que, al dar piña para el perro, el tutor esté siempre atento con la cantidad de la ración, que nunca debe ser exagerada. Es importante tener presente el peso, la edad y el tamaño del animal. Mientras su perro no tenga problemas gastrointestinales o diabetes, no suele haber contraindicación para la piña en pequeñas cantidades de vez en cuando.

Piña: Los perros pueden beneficiarse del consumo de la fruta

Al igual que los humanos, los perros también pueden aprovechar la piña. La fruta no actúa exactamente igual en ambos organismos, por supuesto, pero hay algunas similitudes, como el fortalecimiento del sistema inmunológico y digestivo del animal. Todo esto se debe a que la piña, además de ser una rica fuente de vitamina C, también tiene una enzima llamada bromelina, que aumenta la capacidad de absorción de algunos nutrientes esenciales para la salud de los perros.

Y no se queda ahí: la piña para perros todavía ofrece otra gran ventaja para el universo canino, que es combatir la coprofagia. Para los que no sepan qué es esto, la coprofagia no es más que el hábito de ingerir sus propias heces, que muchas veces acaban llegando a los perros y dejan a los guardianes sin saber qué hacer. Esto suele ocurrir cuando el cachorro tiene alguna carencia nutricional y trata de suplirla alimentándose de las propias cacas. Sin embargo, al formar la piña parte de la dieta del animal, el perro pierde ese interés porque las heces empiezan a tener un sabor muy desagradable para ellos. De todos modos, vale la pena consultar a un veterinario para asegurarse de que su perro está totalmente nutrido y sin ningún déficit alimentario.

¿Cuando la piña es mala para el perro?

Como ya se ha dicho, se puede dar piña al perro, siempre que se haga de forma ocasional y en pequeñas cantidades. Lo que sí es malo es la ingesta de esta fruta en exceso, ya que, al ser muy cítrica, la piña tiende a desencadenar una serie de problemas gastrointestinales si se consume sin ningún tipo de control. Por lo tanto, si su cachorro ya tiene algún tipo de problema estomacal o intestinal, lo más recomendable es no ofrecerle la fruta en este caso, la piña es mala para el perro. Además, los perros diabéticos tampoco deben comer este tipo de alimentos, ya que la fruta tiene grandes cantidades de azúcar en su composición, lo que puede acabar comprometiendo aún más la salud del animal.

¿Cómo puedo dar piña a mi perro?

¿Puede un perro comer piña?

Ahora que sabes que tu perro puede comer piña, ¡está atento a algunos consejos para saber exactamente cómo ofrecer esta fruta a tu compañero!

  • No se olvide nunca de retirar completamente la cáscara, la corona y el corazón de la piña. No querrás que tu perro se haga daño comiendo la fruta, ¿verdad?
  • Corta la piña en trozos pequeños antes de ofrecérsela a tu perro. Además, ten siempre mucho cuidado con la cantidad ofrecida, teniendo en cuenta la edad y el tamaño de tu perro. Si es pequeño, ofrézcale una porción más pequeña de media rodaja picada. Si se trata de un perro grande, puedes darle una o dos rodajas grandes cortadas pero sin exagerar, ¿eh?
  • Asegúrese de que su mascota no tiene problemas gastrointestinales ni diabetes antes de dar piña a un perro. Por ello, es importante mantener las consultas veterinarias siempre a tiempo para saber cómo está la salud del animal.
  • Si el perro padece alguna de las enfermedades mencionadas, busque el consejo de un médico profesional. Dependiendo de la situación, el veterinario puede incluso liberar el consumo de piña para perros pero siempre es esencial hablar con el médico antes de no poner en riesgo la salud del animal.
  • Ofrezca siempre fruta fresca. Algunos postres con piña pueden ser muy sabrosos para el paladar humano, pero no son adecuados para los animales porque pueden contener ingredientes que hacen daño al organismo de los perros.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba