Animales

Schnauzer, ¿qué hay que saber antes de adquirir un cachorro de esta raza?

El Schnauzer es uno de los mejores perros de compañía que puedes tener en casa. Precisamente por ello, saber cómo tratar con él es fundamental para quienes quieren acoger a un cachorro de Schnauzer en casa. Además de la necesidad de aseo, algo evidente por el estilo de pelaje del animal, esta raza también tiene otras peculiaridades que deben tenerse en cuenta antes de confirmar la adopción o la compra. Echa un vistazo a las 5 características de la raza.

1.    El Schnauzer puede tener tres tamaños diferentes

Sí, así es: puedes tener un Schnauzer del tamaño ideal para el lugar donde se criará. El Schnauzer mini, por ejemplo, es ideal para vivir en pisos. Lo que diferencia a cada uno de ellos es sólo el tamaño, ya que la personalidad y el temperamento de las tres variantes de la raza siguen siendo los mismos. Mira las medidas aproximadas de cada uno de ellos:

  • Schnauzer miniatura: el más pequeño de la raza alcanza una media de 34 centímetros de altura y 6 kg;
  • Estándar Schnauzer: la variación media del perro Schnauzer puede alcanzar los 50 centímetros de altura y los 15 kg;
  • Schnauzer gigante: el más grande de todos tiene una media de 65 centímetros de altura y 45 kg.

2.    El Schnauzer necesita gastar energía diariamente

Aunque no sea excesivamente agitado, la raza de perro Schnauzer es muy activa, es decir: la práctica de deportes y actividades físicas tienen que formar parte de su rutina. Por lo tanto, antes de comprometerse con un cachorro o un adulto de esta raza, sepa que exigirán cierta atención en esta área. Los paseos, las carreras y los juegos comunes, como atrapar la pelota y los que estimulan la mente del animal, son muy bienvenidos y ayudarán a que su amigo esté más tranquilo y en paz a diario.

3.    El Schnauzer quiere mucho a sus guardianes, pero tiene resistencia a los extraños

El Schnauzer es una de las razas más cariñosas y afectuosas que existen, se entrega completamente a sus guardianes y se lleva bien con todos los miembros de la familia. Sin embargo, cuando la relación se extiende a personas y animales extraños, esto cambia un poco. Esta raza es desconfiada y tiende a tardar en confiar en alguien. Por eso es tan necesaria la socialización, y como todavía es un Schnauzer cachorro.

4.    Valiente y protector: con el Schnauzer siempre estarás a salvo

Una de las principales funciones del perro Schnauzer era antiguamente la de perro de caza y, por lo tanto, tiende a estar constantemente atento a lo que ocurre a su alrededor. Esta característica, sumada al territorialismo y a la desconfianza que tiene hacia los extraños, hace que el Schnauzer sea muy protector y valiente. Si cree que hay algún tipo de peligro que amenaza la casa, la familia o él mismo no dudará en ladrar y hacer una señal. La socialización y el adiestramiento sirven para que su instinto se ponga en práctica sólo cuando sea necesario.

5.    El Schnauzer es inteligente, pero testarudo: el adiestramiento es algo que requiere persistencia

Por mucho que no le cueste entender las órdenes y señales que se le dan en el momento del adiestramiento, el perro Schnauzer difícilmente obedecerá las órdenes de personas que no sean sus guardianes (no le gustan los extraños, recuerda). Por lo tanto, aunque necesites la ayuda de un profesional en este momento, lo ideal es centralizar los pedidos en ti mismo para que el animal los acepte más fácilmente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba