Docentes

Examen de oposición 2021-2022: Perfiles

La Reforma Constitucional en materia Educativa establecida a partir de las modificaciones, adiciones y derogación de diversas disposiciones a los artículos 3o., 31 y 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de la emisión de la Legislación Secundaria determina la reorientación del Sistema Educativo Nacional para garantizar el derecho a la educación con un enfoque de derechos humanos y de igualdad sustantiva, para incidir en la cultura educativa mediante la corresponsabilidad y el impulso de transformaciones sociales dentro de la escuela y en la comunidad.

¿Qué Nivel te interesa sobre el proceso? 



En este marco, la Secretaría de Educación Pública (SEP) ha desarrollado el modelo de la Nueva Escuela Mexicana con el propósito de promover y asegurar el máximo logro de aprendizaje de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes entre los 0 y los 23 años, a lo largo de su trayecto por los diferentes niveles educativos.

Perfiles profesionales, criterios e indicadores para docentes, técnicos docentes y personal con funciones de dirección y de supervisión, 2021-2022

La construcción de la Nueva Escuela Mexicana requiere de una estructura abierta que integre a la comunidad y de una orientación pedagógica que priorice el derecho de las niñas, niños, adolescentes y jóvenes a la educación. Para ello, se deben implementar acciones relacionadas con la revalorización del magisterio, la infraestructura escolar, la gobernanza, los objetivos de aprendizaje, las estrategias didácticas y la revisión de contenidos. Asimismo, es necesario promover la generación de buenas prácticas de los agentes educativos que, en conjunto, permitan alcanzar los propósitos de la Nueva Escuela Mexicana en cada aula, plantel, subsistema y comunidad en que se realicen.



Examen de oposición 2021-2022

La Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros (LGSCMM) señala que la Secretaría de Educación Pública, a través de la Unidad del Sistema, debe establecer los perfiles profesionales que deberán cumplirlos participantes en los procesos de admisión, promoción y reconocimiento del personal docente, técnico docente, de dirección y de supervisión. Los perfiles son el conjunto de características, requisitos, cualidades o aptitudes que deberá tener el aspirante para desempeñar un puesto o función descrito específicamente.

Conforme a los artículos 7, fracciones IV y X, y 9, los perfiles profesionales, criterios e indicadores son las herramientas normativas que establecen lo que deben saber y ser capaces de hacer las maestras y los maestros para favorecer el aprendizaje y bienestar de los educandos. Se organizan  en  dominios  y  definen  los  referentes  específicos de carácter cualitativo y cuantitativo para valorar la práctica profesional. Su formula ción, uso y desarrollo permite a los maestros compartir significados, guiar su práctica y orientar los procesos de formación, al tiempo de ser referentes de la buena práctica y del desempeño eficiente del personal con funciones de docente, técnico docente, de dirección y de supervisión.

En los artículos 14, fracciones VII, VIII y IX, 19 y 23 de la LGSCMM, se asienta que corresponde a la Secretaría determinar los criterios e indicadores a partir de los cuales se realizarán los procesos de selección para la admisión, promoción y reconocimiento en el Sistema para los diferentes tipos de entornos; expedir las disposiciones administrativas y los procedimientos a los que se sujetarán las autoridades de Educación Media Superior y los Organismos Descentralizados para la formulación de las propuestas de los perfiles profesionales, criterios e indicadores, e impulsar mecanismos de coordinación para su elaboración.

De conformidad con lo establecido en las Reglas de participación de las autoridades educativas de la educación media superior y los organismos descentralizados en la elaboración de los perfiles profesionales, criterios e indicadores para docentes, técnicos docentes, personal con funciones directivas y de supervisión en Educación Media Superior, emitidas por la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, se presentan a continuación los Perfiles profesionales, criterios e indicadores para docentes,  técnicos docentes y personal con funciones de dirección y de supervisión.

El presente documento expone, en primer lugar, los referentes considerados para la elaboración de los perfiles profesionales, sus características generales y una descripción del proceso de construcción.

Posteriormente, se presentan los dominios, criterios e indicadores que conforman los perfiles del docente, técnico docente, personal con funciones de dirección y de supervisión.

Referentes, características y construcción de los perfiles del docente, técnico docente, personal con funciones de dirección y de supervisión

La Nueva Escuela Mexicana establece como eje central la formación de niñas, niños, ado- lescentes y jóvenes para garantizar el derecho a la educación, con el objetivo de pro- mover el aprendizaje de excelencia, inclusivo, pluricultural, colaborativo y equitativo a lo largo del trayecto de formación de los estudiantes, para asegurar una educación para toda la vida.

Este modelo promueve la integración de la comunidad en un entorno que garantice las mismas oportunidades de aprendizaje para todos los educandos, a través de asegurar el respeto y promoción de los derechos humanos y la excelencia en el servicio educativo que se oferta, con el propósito de lograr el bienestar y prosperidad incluyente, a través de cuatro condiciones:1

  • Asequibilidad, implica la garantía del derecho social a una educación gratuita y obligatoria, así como del derecho cultural al respeto a la diversidad, en específico de las minorías.
  • Accesibilidad, obliga al Estado a facilitar una educación obligatoria gratuita e inclusiva para la totalidad de niñas, niños, adolescentes y jóvenes.
  • Aceptabilidad, considera establecer criterios de seguridad, calidad y calidez de la educación, así como de las cualidades profesionales del
  • Adaptabilidad, se refiere a la capacidad de ampliar la cobertura y adecuar la educación al contexto sociocultural de las y los estudiantes en cada

En la Educación Media Superior, se brindan servicios educativos principalmente a ado- lescentes y jóvenes entre los 15 y 18 años. Se considera que, en este período de desarrollo, se terminan las bases constructivas de la personalidad y se amplía el horizonte de la vocación y dedicación de las niñas y niños, ya jóvenes, para lo cual deben tener el funda- mento del conocimiento, la disciplina, las actitudes, los valores, las habilidades y destre- zas para tomar la responsabilidad de sus vidas en plena libertad.

Durante este trayecto formativo, corresponde a las Autoridades de Educación Media Su- perior y a los Organismos Descentralizados realizar lo necesario para que la formación y

el desarrollo integral de los educandos les permita conducir con responsabilidad y segu- ridad su propia vida, de manera que alcancen la plena satisfacción, a través de su integra- ción en la sociedad con una participación ciudadana activa y responsable.

Lograr que los jóvenes concluyan el trayecto obligatorio desarrollando los aprendiza-     jes establecidos en el plan de estudios y que dichos aprendizajes sean perdurables y        se acompañen de una formación en valores individuales y sociales, requiere de contar,  entre otros elementos, con recursos humanos calificados que posibiliten el logro de los objetivos educativos, y de manera prioritaria, la formación integral del estudiantado.

A este respecto, una de las líneas de acción permanente para la Nueva Escuela Mexicana es la revalorización de las maestras y los maestros, a partir de la reestructuración global de una carrera docente que permita su desarrollo profesional mediante los procesos de admisión, promoción y reconocimiento.

Adicionalmente, en las Líneas de Política Pública para la Educación Media Superior se plantea que para favorecer la formación integral de los estudiantes es necesario atender un conjunto de factores, entre los que destacan: hacer efectivo el derecho de los maes- tros a acceder a un sistema permanente de actualización y formación continua, así como impulsar una gobernanza en la escuela que reposicione a los directores y supervisores como líderes de la comunidad educativa.

El desarrollo integral de los adolescentes y jóvenes requiere que se generen las condicio- nes que garanticen su derecho a la educación, por lo que es indispensable promover el trabajo conjunto y coordinado de todos los actores involucrados en el proceso educativo (autoridades, docentes, directivos, supervisores, estudiantes y padres de familia).

El papel de los docentes y el liderazgo de directores y supervisores cobra una gran rele- vancia para el logro de los propósitos educativos, tanto del currículum como de las metas y objetivos de cada uno de los planteles que integran los diferentes subsistemas de la Educación Media Superior.

Al considerar la diversidad de contextos y condiciones que caracteriza este tipo educa- tivo, son evidentes las dificultades para garantizar una formación equitativa de los es- tudiantes, así como la permanencia y conclusión de su trayectoria educativa. Aunado a lo anterior, se debe tomar en cuenta que la gran mayoría de los docentes en Educación Media Superior carecen de una formación o capacitación pedagógica previa, condición que dificulta su desempeño en el aula y, por ende, la posibilidad de favorecer el desarro- llo de las competencias de los estudiantes.

Derivado de lo anterior, se identificó la necesidad de llevar a cabo la reestructuración or- ganizacional de la planta docente, directiva y de supervisión. Por ello, la selección de los mejores candidatos y su capacitación permanente, a través de los procesos de admisión, promoción y reconocimiento, según se establece en la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, coadyuvará a este propósito.

En este sentido, se determinó diseñar nuevos perfiles para los docentes, técnicos docen- tes, directivos y supervisores, con la intención de impulsar el cumplimiento de los princi- pios de la Nueva Escuela Mexicana y de las Líneas de Política Pública para la Educación Media Superior, y así favorecer el aprendizaje de excelencia, inclusivo, pluricultural, cola- borativo y equitativo de los estudiantes.

Estos perfiles profesionales comprenden diferentes dominios, los cuales establecen los distintos ámbitos de operación que determinan, de manera específica, los requerimien- tos hacia el personal docente, directivo y de supervisión. Cada dominio se integra por los criterios e indicadores que establecen lo que deben saber y ser capaces de hacer las maestras y maestros en el ámbito descrito en el dominio.

Cabe destacar que, en el caso de la Educación Media Superior, se estimó necesario in- corporar, de manera transversal a todas las figuras, un dominio de identidad profesional como un elemento importante, que contribuye al desempeño exitoso de quienes desa- rrollan su ejercicio profesional en la esfera educativa.

La identidad profesional es un concepto multidimensional que abarca los aspectos cul- tural, social y psicológico, entre otros, que inciden en la forma en que cada persona se concibe en el entorno laboral en que se desempeña. Esta identidad se basa en la per- cepción personal de autoimagen y autoeficacia en relación con el contexto de trabajo la cual, es fundamental en cuanto al sentido de pertenencia y de relación con otros en el contexto laboral. Ser conscientes de esta identidad, permitirá a los docentes, en las dife- rentes funciones que conforman la carrera docente, valorar su disposición y compromiso con el estudiantado y con la institución educativa en la que trabajan o aspiran a ingresar.

Estos perfiles profesionales, criterios e indicadores son el resultado del esfuerzo conjunto de especialistas, docentes, técnicos docentes, directores, supervisores, autoridades de diferentes subsistemas de Educación Media Superior y ciudadanos interesados, así como del personal de la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros. Este documento recupera las aportaciones de quienes participaron en un ejercicio colectivo de reflexión y análisis, que permitió definir los rasgos ideales con que debe contar quien ejerce o aspira a ejercer las funciones de docente, técnico docente, de dirección y de su- pervisión.

La participación se realizó a través de actividades de trabajo colaborativo de un Comi- té Técnico Académico de Educación Media Superior, y mediante la Consulta nacional para la valoración de las propuestas de los perfiles profesionales, criterios e indicadores, realizada entre el 28 de octubre y el 10 de noviembre de 2019, bajo la coordinación de la Subsecretaría de Educación Media Superior. En la consulta se recibieron un total de 6,978 aportaciones, de las cuales 538 representan el consenso alcanzado durante sesiones de trabajo colegiado organizado por las Autoridades de Educación Media Superior y los Or- ganismos Descentralizados en los planteles a su cargo, y 6,440 aportaciones individuales.

Estos perfiles profesionales, criterios e indicadores expresan las actitudes, aptitudes, capacidades, características, conocimientos y cualidades requeridos para desempeñar cada función, de manera que constituyan los referentes para la generación de buenas prácticas que, en conjunto, permitan alcanzar los propósitos de la Nueva Escuela Mexi- cana en cada aula, plantel, subsistema y comunidad en que se realicen. De este modo, quienes llevan a cabo estas funciones, o aspiren a desempeñarlas, podrán conocer lo que se espera en cada caso y tomar decisiones para desarrollar sus competencias y mejorar su práctica.

Derivado de lo anterior, servirán de referencia para los procesos de selección para la ad- misión, la promoción y el reconocimiento en el Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, así como para la evaluación diagnóstica, la cual permitirá orientar los pro- gramas de capacitación y actualización que atiendan las necesidades específicas del personal.

Por otro lado, la información contenida en los perfiles, criterios e indicadores contribuirá a que los diferentes actores sociales conozcan y valoren la labor que las Maestras y los Maestros desempeñan en las diversas funciones del quehacer educativo, y sepan cómo contribuyen al desarrollo y formación de los educandos y al funcionamiento de los espa- cios educativos.

Perfiles profesionales, criterios e indicadores para docentes, técnicos docentes y personal con funciones de dirección y de supervisión

A continuación, se describen los perfiles de docentes, técnicos docentes, directores, sub- directores académicos, jefes de departamento académicos y supervisores.

Perfil del Docente

Se reconoce como personal docente al profesional que asume ante el Estado y la socie- dad la corresponsabilidad del aprendizaje de los educandos en la escuela, considerando sus capacidades, circunstancias, necesidades, estilos y ritmos de aprendizaje y, en conse- cuencia, contribuye a los procesos de enseñanza y aprendizaje, como promotor, coordi- nador, guía, facilitador, investigador y agente directo del proceso educativo.

Entre los aspectos que abarca la función docente están: la relación con la comunidad lo- cal, el desarrollo de pensamiento crítico y filosófico, el mejoramiento integral y constante del educando; además de la planeación, el dominio de los contenidos, el ambiente en el aula, las prácticas didácticas pertinentes, el máximo aprovechamiento escolar y aprendi- zaje de los alumnos, la solidaridad en la escuela, así como el diálogo y participación con madres y padres de familia o tutores.

El perfil del docente se compone de seis dominios, de los cuales derivan los criterios e indicadores deseables para el docente de la Nueva Escuela Mexicana:

El primero, refiere la identidad profesional, la cual se construye a partir de un proceso in- dividual y colectivo de cómo las maestras y los maestros viven subjetivamente su rol en el contexto en el que se desempeñan. Es una construcción dinámica y continua, resultado de procesos de socialización relacionados con la noción respecto de lo que significa ser docente.

El docente desempeña un papel relevante para la sociedad, en tanto que representa un agente que incide de manera directa en la formación de los estudiantes. En este sentido, el asumirse como docente de la Educación Media Superior implica tanto la identificación de las características y necesidades de los estudiantes con los que convive cotidiana- mente, como el reconocimiento del impacto que genera en la vida de los adolescentes y de la sociedad en su conjunto.

El siguiente dominio refiere al marco normativo de la Educación Media Superior, que establece las bases para llevar a cabo las actividades que contribuyen al cumplimiento del derecho a la educación de los adolescentes y jóvenes. Este marco establece los linea- mientos que regulan el proyecto educativo, con el propósito de optimizar los procesos, establecer condiciones para la mejora de los centros escolares y definir los niveles de ac- tuación de quienes participan en las actividades directivas, académicas y administrativas de la Educación Media Superior. En este sentido, el docente de la Nueva Escuela Mexica- na posee un conocimiento amplio de la normativa de la Educación Media Superior, en particular de los lineamientos que regulan su actuación, y es consciente de la manera en que impacta su cumplimiento en el trayecto formativo de los estudiantes.

El tercer dominio señala la importancia sobre el conocimiento y aplicación de los ele- mentos que integran el currículo. En este se formalizan los conceptos y valores respecto al tipo de formación que se pretende favorecer en el contexto de la Educación Media Su- perior. Por ello, el docente de la Nueva Escuela Mexicana conoce y domina los referentes teóricos, los principios y el enfoque pedagógico de la Educación Media Superior.

Adicionalmente, conoce a profundidad la unidad de aprendizaje curricular en la que se desenvuelve y la interrelación que existe con otras, para el establecimiento de estrategias interdisciplinarias que permitan promover el aprendizaje de los estudiantes. Aunado a lo anterior, considera las características de los adolescentes y del contexto en el que se desarrollan.

El cuarto dominio destaca la tarea de planificación como una actividad fundamental para la práctica docente, ya que es el medio a través del cual se ponen en operación los elementos que integran el plan de estudios. Por lo tanto, el docente de la Nueva Escuela Mexicana elabora su planificación considerando estrategias de enseñanza, de aprendiza- je y de evaluación que tomen en cuenta las características y necesidades de los estudian- tes, así como el contexto en el que se desarrollan. También, promueve la transversalidad y el uso de tecnologías de la información y la comunicación en las actividades cotidianas en el aula, promoviendo ambientes favorables para el aprendizaje que contribuyen al desarrollo integral de los estudiantes.

El quinto dominio destaca al docente de la Educación Media Superior como un agente que participa activamente a favor del fortalecimiento de su comunidad educativa, por ello trabaja de manera colaborativa con otros miembros de la institución para mejorar su práctica, favorecer los resultados académicos de los estudiantes y contribuir a la solución de situaciones problemáticas en el centro escolar.

De igual forma, considera al trabajo colegiado como un mecanismo que posibilita la creación de ambientes colaborativos en los que a través del diálogo se establecen acuer- dos y definen metas que favorecen el logro de los propósitos educativos, además genera espacios para el intercambio de experiencias exitosas y problemas comunes que se re- quiere atender.

Finalmente, el sexto dominio refiere que, como profesional de la educación, el docente de la Educación Media Superior es responsable de analizar su práctica a partir de los re- sultados de aprendizaje de los estudiantes y de las experiencias de trabajo con sus pares, con la finalidad de realizar un diagnóstico que le permita detectar sus necesidades y, en consecuencia, definir una trayectoria de formación que dé atención a las áreas de opor- tunidad detectadas en su desempeño docente.

A continuación, se presentan los dominios, criterios e indicadores que conforman este perfil profesional.

  1. Construye su identidad como docente de Educación Media

Asume su rol como agente fundamental en la formación integral del estudiantado, en un marco de inclusión y respeto a la diversidad, con el fin último de alcanzar la excelencia educativa.

1.1.       Reflexiona sobre sus características personales y profesionales, afines a la fun- ción docente en Educación Media Superior.

  • Analiza sus fortalezas y áreas de oportunidad en los ámbitos socioemocio- nal, disciplinar y pedagógico.
  • Reconoce las características de la función docente, del modelo educativo y de la diversidad de contextos en la Educación Media

1.2.       Valora la función docente como agente fundamental en la formación de ciu- dadanos integrales, acorde con los principios de la Nueva Escuela Mexicana.

  • Distingue las características, condiciones y necesidades de las y los ado- lescentes de Educación Media Superior con base en información válida y confiable.
  • Desarrolla empatía con los adolescentes de Educación Media Superior para intervenir en su formación.
  • Reconoce la influencia de su vocación docente en la formación del estu- diantado de Educación Media

1.2.4. Incorpora el enfoque de los derechos humanos en su práctica profesional para generar ambientes sanos y seguros en la comunidad escolar.
1.2.5. Se adapta de manera proactiva a contextos diversos de la Educación Me- dia Superior.
1.2.6. Valora las expresiones culturales, sociales, científicas, deportivas y artísti- cas para el enriquecimiento de su función docente.
1.2.7. Desarrolla su sentido de pertenencia e implicación como docente en los ámbitos en que se desenvuelve.
1.3. Valora la implicación de los principios y valores establecidos en el Código de conducta de la institución en la que labora en el desarrollo de su práctica do- cente.
1.3.1. Identifica el sentido de los principios y valores establecidos en el Código de conducta vigente en su institución.
1.3.2. Distingue acciones congruentes con el Código de conducta vigente, en los diversos ámbitos de su función docente.

2. Comprende la normatividad de la Educación Media Superior que corresponde a la función docente.
Realiza un análisis de los fines de la normatividad académica y administrativa de la Educación Media Superior en su práctica docente.
Los criterios e indicadores de este dominio son:
2.1. Reconoce la importancia de la normatividad académica y de los derechos de los adolescentes para la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje.
2.1.1. Distingue la normatividad académica vigente y de derechos de los adoles- centes que aplica en los diferentes ámbitos de su práctica docente.
2.1.2. Reconoce los beneficios de aplicar la normatividad académica vigente y de derechos de los adolescentes.
2.2. Reconoce la importancia de la normatividad administrativa para el logro de los propósitos formativos de la Educación Media Superior.
2.2.1. Distingue la normatividad administrativa vigente que aplica en los dife- rentes ámbitos de su práctica docente.
2.2.2. Reconoce los beneficios de aplicar la normatividad administrativa vigente en los diferentes ámbitos de su práctica docente.

Perfil del Jefe de departamento académico

El Jefe de departamento académico coordina, gestiona y ejerce su liderazgo con el pro- pósito de que el centro escolar en el que se desempeña ofrezca un servicio de calidad que favorezca el logro académico del estudiantado.

El perfil del Jefe de departamento se compone de seis dominios, los cuales se organizan en criterios e indicadores deseables en el contexto de la Nueva Escuela Mexicana.

El primer dominio destaca la identidad como un rasgo importante del Jefe de departa- mento académico que le posibilita desempeñar su rol de liderazgo con responsabilidad y conciencia respecto a las implicaciones que éste conlleva. En este sentido, el Jefe de departamento académico realiza una reflexión acerca de sus características personales y profesionales con base en las funciones propias del cargo; así mismo, valora el impacto que tiene como agente de formación de los estudiantes como ciudadanos que partici- pan activamente en la sociedad y ejercen plenamente sus derechos.

El segundo dominio establece el cumplimiento del marco normativo de la Educación Media Superior como base para llevar a cabo las actividades y funciones del jefe de de- partamento académico en atención al derecho a la educación de los adolescentes y jó- venes. Es en este marco, donde se establecen los lineamientos que regulan el proyecto educativo del centro escolar, con el propósito de optimizar los procesos, establecer con- diciones para la mejora de los planteles y definir los niveles de actuación de quienes participan en las actividades directivas, académicas y administrativas de la Educación Media Superior.

Derivado de lo anterior, el Jefe de departamento académico conoce y aplica la normati- va en el ámbito de su competencia y reconoce las implicaciones que esto conlleva en la formación de los estudiantes.

El tercer dominio establece la importancia del liderazgo pedagógico del Jefe de depar- tamento académico, quien promueve el fortalecimiento de estrategias para que la co- munidad escolar trabaje colaborativamente, hacia el logro de los resultados académicos de los estudiantes.

Por ello, conoce ampliamente el currículo, y es consciente de las fortalezas y áreas de oportunidad del colectivo docente, de los estudiantes y de las condiciones del plantel, de modo que puede establecer estrategias para subsanar las necesidades y favorecer que  las actividades académicas se desarrollen conforme a los objetivos institucionales.

    Publicaciones relacionadas

    Botón volver arriba