Deportes

¡Trucos para motivarte a hacer ejercicio!

¡Trucos para motivarte a hacer ejercicio!

¿El yo más débil vuelve a ser más fuerte que tu plan para ponerte en forma? No te preocupes. Nadie siempre está motivado para levantarse del sofá y atarse los zapatos deportivos. ¡Ni siquiera las chicas que beben batidos de seis paquetes en Instagram!

Las estrellas y las modelos top pagan una buena suma de dinero para que su preparador físico les prenda fuego todos los días y los persiga al gimnasio.

¡Pero incluso sin millones en su cuenta, hay algunos trucos con los que puede burlar su propia pereza a pesar de la apatía!

1. Entra en el entrenamiento antes de que puedas inventar excusas.

En realidad, no eres demasiado creativo. Pero cuando se trata de poner excusas para hacer ejercicio, no puede ser vencido. El truco para ser más astuto: ¡comience a hacer ejercicio antes de que esté realmente despierto! Antes de que tu cerebro esté lo suficientemente en forma para poner excusas, estás en medio de un entrenamiento.

2. Preparar equipo deportivo

Si su bolsa de deporte llena ya está esperando en su pasillo, el umbral de inhibición cae enormemente. Después de todo, no querrás empacar gratis, y también se ha demostrado que ayuda a colocar «señales de activación» en el campo de visión. Estos (por ejemplo, la bolsa de gimnasia empaquetada) desencadenan la necesidad de seguir el plan.

3. Recuerda lo ocupada que está tu agenda

… y que tienes que hacer ejercicio ahora o nunca, porque de lo contrario tu calendario está completamente cubierto, y no solo hoy. Si no continúa con su entrenamiento ahora, el ejercicio será completamente plano durante los próximos tres días. Por esto aumenta tu conciencia culpable. Eso significa: ¡al gimnasio y rápido!

4. Piensa en tus entrenamientos como citas

Registra tu entrenamiento en tu agenda como si fuera una visita a la peluquería o una cena con tu mejor amigo. Después de todo, no los sigues moviendo. ¡Así que está menos tentado a saltarse los deportes!

5. Haz del ejercicio una rutina

Realmente no tienes ganas de quitarte el maquillaje o afeitarte las piernas. Y, sin embargo, ambos forman parte de nuestra rutina diaria que se lleva a cabo, independientemente de si te apetece o no. Trate de tratar el ejercicio como una rutina que es simplemente parte de su vida diaria y para la que no hay excusas.

6. ¡Dale energía a tu rutina deportiva diaria!

¿Usas siempre el mismo equipo en el gimnasio? Pruebe uno de los muchos cursos, aventúrese en nuevos rincones o intente nadar, trotar al aire libre, clases de salsa o yoga. Esto no solo entrena a otros grupos de músculos, sino que también vigoriza su vida deportiva: nunca se aburrirá y siempre esperará nuevas experiencias.

7. Concéntrese en cómo se siente después de hacer ejercicio

No hay mejor sensación que salir del baño recién duchado después de hacer ejercicio y sentir lo vivo y tonificado que se siente tu propio cuerpo. Concéntrese firmemente en este sentimiento cuando esté a punto de deshacerse antes de un entrenamiento. ¡Eso te ayuda a levantarte y al menos a hacer una pequeña vuelta!

8. Cada curso te hace delgado

¿Se siente débil, cansado y apático? No tiene que exagerar con el deporte en días como este: en lugar de levantar pesas, puede hacer una sesión de yoga relajada o dar una caminata larga. ¡Porque eso también cuenta y es mejor que nada!

9. ¡Vístete para el gimnasio!

Date un capricho con algunos conjuntos deportivos realmente geniales. Si tienes ganas de ponértelos, ¡casi has llegado a la mitad del camino del gimnasio! ¡Y aquellos que se sientan cómodos con su piel mientras hacen ejercicio disfrutarán mucho más del entrenamiento, entrenarán por más tiempo y estarán más motivados!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba