ColumnistasJordán Olivares García

RECORDANDO UN ANIVERSARIO MÁS ACERCA DEL NATALICIO Y MUERTE DE ENRIQUE GILBERTO BOSQUES SALDÍVAR.

En medio del confinamiento y la nueva “NORMALIDAD” establecidos para contrarrestar la expansión y efectos del coronavirus en la población, siempre es conveniente recordar a los hombres y mujeres que son ejemplos de lucha en la preservación de las libertades, la democracia y la protección a los derechos humanos. Hoy es imprescindible recordar a esas y esos próceres, puesto que ante el racismo latente de mandatarios y grupos sociales racistas y neonazis(ver Euronews en Español: https://www.youtube.com/watch?v=jHJCs49yDgI), es preciso seguir combatiendo por la igualdad y la inclusión.

El homenajeado nació en julio Chiautla de Tapia, Puebla y murió en el mismo mes en CDMX (1892-1995), fue pedagogo, revolucionario, diputado local, diputado federal y en dicho cargo fue impulsor de la reforma al artículo 3°constitucional que estableció la educación socialista, precandidato a gobernador del estado de Puebla, periodista, poeta y amante de los toros.

Pero lo que más resalta es su labor como miembro del Servicio Exterior Mexicano, ya que como Cónsul General de México en Francia (París-Marsella), su principal labor fue proteger, ayudar y enviar al México a los refugiados republicanos españoles, mismos que habían sido derrotados en la guerra civil acaecida entre 1936-1939.

Para ello con ayuda del gobierno mexicano (particularmente del entonces presidente de la República General de División Lázaro Cárdenas del Río y otros funcionarios), de organizaciones internacionales de ayuda humanitaria, y de franceses(as) generosos(as) instrumentó diversas acciones como rentar los castillos de La Reynarde y de Montgrand para alojar a 1500 refugiados mientras esperaban autorización para viajar a México.

La ayuda que Bosques y su personal dieron no solo se concretó a los españoles republicanos sino  que amplio su radio de acción para ayudar a germano parlantes judíos que huían del nazismo, sobre todo alemanes y austriacos. Entre estos últimos están:

  1. El pintor Wolfgang Paalen.
  2. La física Marietta Blau.
  3. La familia de actores: Brigitte Alexander, su esposo Alfred Alexander Katz y su hija Susana.
  4. Bruno Schwebel y familia.
  5. Oskar Stern con su familia, cuya hija Miroslava fue estrella de la época del cine de oro mexicano.
  6. El músico Marcel Rubin.
  7. La antropóloga Ruth Deustch de Lechuga.

En 1942 fue recluido en varias localidades francesas y posteriormente en Badgodesberg, Alemania, porque México había declarado el estado de guerra con los países del eje y sus adherentes. Mediante un canje con alemanes retenidos en México y por mediación de Suecia y Estados Unidos, Bosques y el personal del consulado regresaron a México.

Posteriormente fue nombrado Embajador en Portugal donde continuó trabajando para exiliar en México a españoles republicanos. Más adelante fue nombrado Embajador en Suecia y concurrente ante el gobierno de Finlandia. En el primer país difundió la historia y cultura de México.

Terminó su carrera como Embajador en Cuba y en el transcurso de esa misión dio visa para que Fidel Castro se exiliara en México y aquí se preparara la revolución que lo llevo al poder en su país: Cuba. De hecho durante su estancia en tierras mexicanas conoció a Ernesto “EL CHE” Guevara, ambos lideraron el movimiento que derrocó a Fulgencio Batista.

El mejor homenaje es la acción.

KLOYBER, Cristian: Exilio y Cultura, el exilio cultural austriaco en México. Acervo Histórico Diplomático de la Secretaría de Relaciones México, Distrito Federal, primera edición 2002.

MALGRAT, Gérard: Gilberto Bosques, La diplomacia al servicio de la libertad: Paris-Marsella(1939-1942) Editorial CONACULTA, CDMZX, Casa Refugio Citlaltépetl, Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Vanilla Planifollia, primera edición en español en 2013.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba