SUSCRÍBETE
SEO

Mejores consejos para negociar los salarios

¿Ganar más dinero, obtener un aumento del 10 o incluso del 20 por ciento? No es imposible. Sin embargo, este tampoco es un éxito seguro. Nunca debes entrar en negociaciones salariales sin expectativas salariales claras, buenos argumentos y una estrategia inteligente. Porque cuando se trata de “dinero” y “salario”, la amistad suele acabar con el jefe. Aquí te mostramos qué reglas del juego y trucos de negociación debes conocer y dominar, así como 10 consejos probados para un aumento de algunos cientos de euros.

negociar-los-salarios
negociar-los-salarios

Preparar entrevista salarial: crear cartera de desempeño

Antes de cada aumento de salario, hay una llamada «entrevista salarial» con el jefe. Una buena preparación es fundamental para ello. SIEMPRE comienza con una valoración personal:

  • ¿Qué has logrado hasta ahora?
  • ¿Qué valor añadido has conseguido para la empresa?
  • ¿Cuáles son los beneficios futuros para el empleador?
  • ¿Qué metas y éxitos se esperan en el futuro?

Independientemente de los consejos y trucos de negociación que utilices: en esencia, siempre tendrás que discutir sobre tu (s) desempeño (es) y redactar una especie de factura: para que te paguen más debes valer la pena y ser rentable para el jefe. Así que demuestra que (vas a) «merecer» el aumento. El enfoque tiene que ser: no te haces más caro. Más bien, el empleador se beneficia del trato.

Abordar un aumento, pero ¿cómo?

El mejor consejo: crea ahora una cartera de servicios. Eso suena más complejo de lo que es. Estas son de dos a cuatro páginas A4 en las que puedes recopilar hechos concretos y argumentos para obtener más dinero. Por ejemplo:

  • ¿Ha ganado nuevos clientes?
  • ¿Qué proyectos se han gestionado con éxito?
  • ¿Qué procesos has mejorado?
  • ¿Dónde pudiste ahorrar costos?
  • ¿Recibiste alguna formación adicional?
  • ¿En qué has estado trabajando más de lo solicitado?
  • ¿Cuáles son tus metas para el próximo año?
  • Que más vas a hacer
  • ¿Cómo se beneficia tu empresa de ello?

Consejos para saber plantear argumentos

¿Tengo derecho a un aumento y más salario?

No hay «derecho a un aumento». Tu salario es cuestión de negociación. Sin embargo, pueden surgir reclamaciones.  Los empleadores pueden acordar los salarios de forma individual. Sin embargo, están sujetos a convenios colectivos o convenios laborales. Si algunos empleados son tratados sistemáticamente de manera desigual (por género o edad), las personas desfavorecidas pueden solicitar un ajuste salarial.

¿Cuál es la mejor manera de abordar la cuestión del dinero?

Es importante que los empleados tomen la iniciativa y hablen con su jefe por iniciativa propia. Idealmente, deberías utilizar la entrevista del empleado para hacer esto, o hacer tu propia cita.

Es mejor hablar de un “ajuste salarial” en lugar de un “aumento salarial”. Razón: «Aumento de salario» suena como «pagar más dinero», después de «aumento» sin motivo. El subtexto del “ajuste salarial” implica que algo no ha sido correcto hasta ahora y por lo tanto tiene que ser “ajustado”. Entonces hay una razón para eso. Esto equivale a lo mismo. Dependiendo de lo que mueva a tu jefe, puede ser más encantador.

En general: Negocia siempre de manera amigable, objetiva y tranquila. Hay una delgada línea entre la confianza y la arrogancia indignante. Quien sobreestimula no solo no recibe un aumento, sino que daña su imagen. Por lo tanto, indica tu salario deseado, lo más específicamente posible: «Quiero ganar un 10 por ciento más el próximo año». Entonces dejas de decir nada. Luego calla. El silencio subraya tu determinación.

Consejo para aumentar el salario: haz una oferta de apertura

¡Haz siempre la primera oferta! La oferta de apertura tiene un efecto psicológico enorme: el «efecto de apertura». Lo que funciona psicológicamente aquí es el efecto ancla. Para poder medir el valor de una cosa, nuestro cerebro busca valores comparativos. Si no lo encuentra, un número recogido del aire es suficiente como punto de referencia. O simplemente la oferta de apertura.

¿Puedo solicitar un aumento después de un año?

Con demasiada frecuencia, no debes solicitar un ajuste salarial. Idealmente, hay de doce a 24 meses entre cada aumento. Tales demandas siempre necesitan buenas razones. También ten en cuenta la situación económica actual de la empresa. Si se eliminan algunos miles de puestos de trabajo, sería insensible pedir un aumento salarial del 10 por ciento. Del mismo modo, si el departamento está en llamas internamente porque no se han cumplido los objetivos anuales. Por el contrario: si la economía se recupera, puedes hablar de pagos especiales. O cuando superas tus metas. Pero evita la impresión de ser codicioso.

¿Quién es la persona de contacto adecuada para un aumento de salario?

Siempre el gerente de línea directa y el gerente de recursos humanos. Por ejemplo, líderes de equipo, jefes de departamento o directores generales. Esta persona debe estar autorizada para negociar tu salario. ¡Nunca ignores al jefe directo! Ni siquiera si rechazó la solicitud. Eso siempre resulta contraproducente y ejerce una tensión duradera en su relación. En ese caso, será mejor que obtengas el apoyo del comité de empresa o de un asesor salarial.

Un aumento es una demanda, no una coerción

Si no obtienes lo que quieres: ¡NUNCA amenaces! Y ciertamente no con la rescisión. Lema: “Si no obtengo más salario, me iré…” Solo los principiantes hacen eso: primero, es coerción, pero al menos un intento de chantaje. Ningún jefe en el mundo lo aceptará porque enviarías una señal incorrecta para futuras negociaciones.

Sin embargo, puedes decir que no estás satisfecho con tu salario actual y que este no es común o es demasiado bajo en el mercado. Esto le da al aumento de salario el carácter de un “bono de retención”. Según los estudios, el jefe paga más dinero por dos razones: cuando se trata de un empleado importante que, por lo demás, se va. Y si lo pensaba él mismo.

¿Cuánto dinero puedo pedir?

Como regla general, son posibles aumentos del tres al diez por ciento. Los aumentos salariales más grandes de hasta un 20 por ciento solo se realizan cuando se cambia de trabajo. O si te cazan furtivamente. Sin embargo, NUNCA debes ir a una entrevista sin una expectativa salarial exacta. En primer lugar, debes conocer todas las alternativas en caso de que el jefe rechace un aumento. Por ejemplo, bonificaciones por éxito, licencias especiales, días de oficina en casa, descuentos para el personal o vales de combustible.

Estos extras suelen estar libres de impuestos y seguridad social para los empleadores y pueden deducirse como gastos comerciales. Eso los hace más atractivos que un aumento. También muestras una voluntad de compromiso. Eso pone al jefe en una posición moralmente inferior. Él también tiene que moverse ahora si quiere sentirse justo.

Cheque de pago: cómo determinar tu valor de mercado

Tus expectativas salariales deben corresponder a tus propias calificaciones, la industria, la región y la posición, así como el desempeño esperado. Si el salario es un 20 por ciento superior al valor actual de mercado, muévete fuera de los límites.  Para averiguar tu valor de mercado, hay otro truco: toma tu salario mínimo absoluto y duplícalo. Aunque el método solo proporciona un valor aproximado, en la práctica conduce a valores sorprendentemente realistas y exigibles.

¿Puedo renegociar si mi presupuesto es demasiado bajo?

Lamentablemente no. O solo de nuevo cuando surgen nuevos argumentos a favor de más dinero. Una buena y extensa preparación es tu responsabilidad. El jefe no tiene que pagar por el descuido. Una vez que termines la negociación y se estrecha la mano, el resultado contará. Finalmente estuvieron de acuerdo. Si tienes la impresión de que te han estafado y todavía te pagan injustamente, todo lo que puedes hacer es cambiar de empleador por un tiempo breve.

¿Cuáles son los mejores argumentos a favor de la negociación salarial?

El peor argumento son las comparaciones. Lema: “Pero el colega XY se merece más”. ¿Y qué? Hay diferentes niveles salariales en cada organización. Quizás el colega hace más, tiene más experiencia, mejor conocimiento especializado y más. Una comparación de compañeros no es un argumento, sino quejarse a un alto nivel.

El mejor caso para salarios más altos es tu valor para el equipo. Deja claro qué papel desempeñas en el departamento y qué proyectos se han convertido en un éxito gracias a tu trabajo: ¿Dónde incrementas las ventas o reduces los costes? ¿Dónde tienes más responsabilidad o vas más allá del rango normal? Hay tres opciones para el orden de los argumentos:

  • Estrategia 1-2-3: Enuncia primero tu argumento más fuerte: otros con menor capacidad de persuasión. Desventaja de esta estrategia, al final tienes el argumento más débil en tu cabeza y solo lo negocia.
  • Estrategia 3-2-1: Aquí comienzas con el argumento más débil y terminas con el más fuerte. Así es como llamas la atención sobre tu mejor punto. Desventaja, la conversación comienza débilmente.
  • Estrategia 2-3-1: Aquí los aspectos más destacados se distribuyen de manera óptima: comienzas con un argumento sólido y termina con uno mejor. El jefe difícilmente puede contradecir eso.

Por el contrario: nunca dejes que los juegos retóricos te perturben. Algunos jefes resuelven sus reclamos salariales diciendo que no estaban satisfechos con tu desempeño anterior. Un clásico que debería inquietarte. En ese caso, vuelve a consultar los hechos: «¿Qué servicios estuvieron específicamente por debajo de sus expectativas?»

O el supervisor se refiere a su presupuesto limitado. Tampoco hay problema. Después de todo, eso es exactamente lo que quieres cambiar: estás ayudando a incrementar las ventas, ofrecer valor añadido, más ideas … Entonces tu alcance aumenta. Con esta táctica de «seguimiento y cambio», se pueden implementar con éxito muchos aumentos salariales.

Truco psicológico para la negociación: usa los instintos

En lugar de convencer al jefe con argumentos y retórica, apela a sus instintos inferiores. Ejemplo de negociación salarial: haz una factura de por qué deberías ganar un 10 por ciento más de salario y solicite el 15 por ciento. El jefe, por supuesto, hará los cálculos y te mostrará lo equivocado que estás – el 10 por ciento sería apropiado. “Eso es, tienes razón, mi error”, cedes. Pero ahora ya no hay razón para negociar. El propio jefe acaba de calcular por qué el 10 por ciento es apropiado. Y todavía te sientes como un ganador inteligente. ¡Asegúrate de que lo siga creyendo!

¿Puedo hablar con colegas sobre el aumento?

Si no se ha acordado expresamente la confidencialidad, puedes hacerlo, pero no debes hacerlo. Mejor se discreto. Cualquiera que se jacte de un aumento exitoso solo despierta la envidia de sus colegas. Y, lo que es peor, sus deseos. Esto perturba el clima laboral y dificulta las futuras negociaciones salariales.

Fija siempre el aumento salarial por escrito

Negociar es bueno, mejor arreglar. No importa qué tan armoniosa fue la conversación, cuánto resultó ser el aumento: Escribe registro. Es posible que algunos jefes no recuerden los acuerdos verbales. Además, el jefe podría cambiar de opinión. Por lo tanto: Realiza un informe de resultados, que ambas partes firmen.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba