México

ESTUDIO ACERCA DE LICORES CON MÁS ALCOHOL DEL PERMITIDO.

ESTUDIO ACERCA DE LICORES CON MÁS ALCOHOL DEL PERMITIDO.

 

“DESPUÉS DE GOLPEDADO, APALEADO” es una frase popular que se puede aplicar al contexto en el que vivimos. ¿Por qué? Porque paralelo a la misma pandemia de COVID se han dado casos de envenenamiento por alcohol adulterado causando muertes entre la población.

La “NUEVA NORMALIDADha permitido que volvieran a abrir sus puertas bares, discotecas, centros de diversión, todo tipo de tiendas, salones de baile, antros y otros comercios en donde se vende alcohol legal para ingerirse. Lugares en donde se supone se respetan las reglas de salud.

La Procuraduría Federal de Protección al Consumidor ha realizado una investigación de calidad en donde ha revelado que ciertos licores tienen más alcohol del máximo permitido y otras anomalías. La PROFECO señaló las marcas de licores que se venden en México y las cuáles poseen más alcohol del informado en etiquetas, por lo que la dependencia emitió una alerta.

Entre las marcas señaladas se encuentra Frisky Monkey, la bebida Jëgs y Refinado ucero Selecto. Todas esas bebidas dicen en sus etiquetas tener menos alcohol del que verdaderamente tienen, además el primero y el tercero no indican ingredientes impresos en etiqueta. Además Ucero Selecto no contiene azúcares, por lo que viola la NOM-199-SCFI-2017( ver norma en http://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5502882&fecha=30/10/2017)

El Frisky Monkey trae etiquetado en inglés y los licores Fonte de Frade y Fernet Wid no señalan en etiquetas sus ingredientes, Fernet Wid resultó tener menos alcohol del declarado en etiqueta  y no mencionó ingredientes. Triple Sec también no indicó ingredientes y realmente tiene más cantidad de alcohol del declarado en etiqueta.

El estudio se realizó del 24 de marzo al 15 de julio de 2020 y el periodo de muestreo se hizo del 24 al 26 de marzo 2020.

Muchas de las bebidas objeto del análisis contienen azúcar, por lo que no deben ser consumidas por diabéticos(as). La Revista del Consumidor nos recomienda cuidar las calorías, puesto que al aporte calórico del alcohol se le suman las calorías aportadas por los azúcares agregados.

Después de todo el alcohol que consumimos probablemente es resultado de fermentar azúcares y carbohidratos mediante el uso de bacterias, o levaduras en un ambiente con poco o nada de oxígeno. Tal vez por ello sea necesario limitar su consumo en los diabéticos.

También es vital que las autoridades revisen los lugares clandestinos donde también se vende alcohol cuya composición y efectos ignoramos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba