Política

La última oportunidad para Ana Teresa Aranda

Dicen que la última es la vencida, que no hay peor lucha que la no realizada, eso tiene cierta vigencia para la vida y en la política también no es la excepción. Tal es el caso de la controvertida y polémica Ana Teresa Aranda Orozco, mujer panista de pura cepa, de camisa blanquiazul bien puesta y mujer con mucho valor.

Ella ha sido controvertida en su actuar, pero es innegable su contribución a la vida democrática de Puebla y al fortalecimiento de su partido Acción Nacional, por lo está de vuelta en lo que tal vez sea su última oportunidad. Ella se ha registrado como precandidata a Diputada Federal por el Distrito XII con sede en Puebla capital.

Ella actualmente tiene 67 años, al mismo tiempo en una entrevista recordó que ella ocupó por primera vez una curul en San Lázaro hace 30 años cuando la fracción parlamentaria de su partido era minoría (89 diputados y diputadas), aunque obtuvieron logros como modificar el artículo 130 constitucional para reconocer y dar personalidad jurídica a las iglesias.

Otra reforma fue al artículo 104 para hacer más rentables los ejidos y finalizar con el engaño, ella aprendió que el diálogo es necesario para sacar adelante las reformas necesarias y no imposiciones.

Aranda Orozco también fue dos veces candidata al gobierno del estado por el PAN y otra de forma independiente, ha dicho que se requieren equilibrios y contrapesos. En la charla dijo que su “impulso se debe a que siempre ha luchado por el país y esta inquieta por lo sucede, ya que México está en emergencia y urgen equilibrios”

 Para ella es necesario el equilibrio para que el titular del poder ejecutivo no destruya a las instituciones y puede ser la última oportunidad para que se vuelvan a tener pesos y contrapesos”

Ella sabe que en la tercera edad corre riesgos, aunque dice ser una mujer muy sana, pero según ella vale vivir por le gustaría de morir. Aranda Orozco afirma que no podría morir y dejar que todo suceda, por lo que dará posiblemente su última batalla electoral.

La panista dijo ser una mujer de convicciones por eso no se afilio a MORENA, puesto que las mismas ganas que tenía de golpear a Peña Nieto, las tiene para hacerlo con López Obrador. “tampoco respetaría lo merecido por quienes han estado muchos años en la izquierda, y sobre todo a los(as) falsificadores de la misma, que realmente no lo son por eso están ahí”.

 La excandidata a la gubernatura respaldó la alianza con el PRD y el PRI, aunque dijo no ser partidaria de estas, aunque según ella es necesaria para rescatar a México encontrando coincidencias para frenar a un mal gobierno. Por último, volvió a confirmar que le gustaría Acción Nacional participara solo, pero al parecer “no hay de otra, no existen visos de ganar si se va sólo, puede haber diferentes puntos de vista, pero estamos llegando a acuerdos sobre lo que hay que defender”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba