Entretenimiento

¿Qué significa soñar con vidrio?

¿Qué significa soñar con vidrio?

Soñar con vidrio puede tener diferentes significados según la situación que se presente en él. En general, soñar con vidrio indica prosperidad que será el resultado de la determinación, de la fuerza de voluntad del soñador. También significa que la persona ha construido una barrera a su alrededor, en un intento de protegerse de alguna situación.

Soñar con vidrios rotos

Soñar con vidrios rotos es un presagio de cambios negativos y pérdidas. Algo que era muy importante para ti llegará a un final abrupto, causando quizás una gran decepción. Obviamente, el sueño puede indicar el fin de una relación, pero también puede estar relacionado con una situación que le gustaría continuar indefinidamente.

Soñar con vidrio sucio

Los vidrios sucios que se ven en un sueño representan la visión poco clara que el soñador está teniendo de una determinada situación. Al igual que la suciedad en un vidrio interfiere en la imagen que se ve a través de él, las emociones te impiden ver las cosas como realmente son.

Soñar que cortas con un vidrio

Al contrario de lo que pueda parecer, soñar que te cortas con un vidrio es una buena señal. Significa que se le devolverá algo que se le quitó injustamente.

Soñar que pisa el vidrio y los fragmentos de vidrio

Soñar que se pisa un vidrio es un presagio de sufrimiento. Durante algún tiempo, un gran dolor te dejará sin saber qué dirección darle a tu vida. Los fragmentos de vidrio que se ven en su sueño son un signo de buena suerte.

Soñar que comes vidrio

Soñar que se come vidrio es inquietante. Este sueño tiene dos posibles interpretaciones. Uno de ellos dice que el soñador está expuesto a un gran peligro, pero que ni siquiera es consciente de ello. La otra interpretación dice que la persona que come vidrio en el sueño sufre por las cosas que lamenta haber dicho y/o por lo que le gustaría decir pero no tiene el valor.

Soñar con casa de vidrio

La casa de vidrio tiene un simbolismo muy fuerte en los sueños. Representa tu reputación, que está en el punto de mira de los que te envidian. Te encuentras bajo la constante vigilancia de alguien que sólo está esperando un pequeño desliz para atacarte. En este sentido, conviene recordar el dicho popular de que quien tiene un techo de vidrio no debe tirar piedras a los demás. Tus actitudes están siendo observadas, así que trata de alejarte de las intrigas y los chismes y evita criticar a los demás. No des «piedras» a los que piensan apedrear tu casa de vidrio (tu reputación).

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba