Animales

¿Cómo se camina con un gato? 6 consejos de adaptación y seguridad

A diferencia de los perros, la mayoría de los gatos no necesitan salir a pasear todos los días. Algunos pueden incluso aventurarse en el barrio, pero suelen hacerlo solos (lo que no es recomendable) y no con su tutor al lado. Sin embargo, nada impide que sacar a pasear a los gatos se convierta en parte de tu rutina con tus felinos. Esta experiencia puede ser incluso muy positiva para ellos.

Dado que pasan la mayor parte del día tumbados o durmiendo, estos paseos pueden ser una alternativa para intentar mantener a su amigo mínimamente activo. Pero para ello, algunos cuidados son fundamentales, tanto por la seguridad del gato como por una cuestión de adaptación en sí misma; al fin y al cabo, como no está acostumbrado a salir de casa, puede acabar encontrando extraño este «nuevo mundo». Para ayudarte con esto, hemos separado 6 consejos sobre cómo pasear con un gato de forma segura y tranquila. Vea a continuación.

Asegúrese de que las vacunas están al día antes de sacar a su gato de paseo

Si tiene intención de sacar a un gato de paseo, recuerde comprobar siempre si está protegido contra pulgas, garrapatas y otras enfermedades. Los animales que no están acostumbrados a salir de casa con frecuencia acaban estando mucho más expuestos y vulnerables a ciertos problemas de salud, por lo que la vacunación y la aplicación de medicación antiparasitaria son esenciales. Además, tanto si tu gato sale de casa como si no, ¡es un cuidado que hay que tomarse muy en serio! El calendario de vacunas y la desparasitación del animal son medidas esenciales para prevenir diversas enfermedades y garantizar la salud y el bienestar de su mascota.

Elija un lugar tranquilo y silencioso para pasear con su gato

Antes de pasear con su gato por primera vez, recuerde que su amigo nunca ha hecho esto antes y puede encontrar todo el proceso extraño. Por lo tanto, elegir un lugar tranquilo y con poca gente alrededor es la mejor manera de asegurar que tu amigo no se sienta demasiado incómodo en el lugar. Como los gatos son animales más reservados, un entorno más ajetreado puede acabar estresándolos con la situación. Una buena idea es sacar a tu gato a pasear por lugares más cercanos a tu casa, como la fachada del edificio o la calle de tu casa.

Invertir en un collar para pasear gatos puede ayudar mucho

Para ayudar a cuidar al gato en la calle, una buena idea es comprar un collar para gatos de paseo. Así, se puede evitar que huya o se meta en problemas. En el mercado existen diferentes modelos aptos para gatos, sólo tienes que encontrar el más cómodo para tu pequeño amigo y ¡ya está! Pero antes, recuerda que los gatos no están muy acostumbrados a caminar con un collar, por lo que el proceso de adaptación puede tardar un poco. Es importante tener un poco de paciencia y ver cómo reacciona tu gato en los primeros días con el collar alrededor del cuello, y sólo cuando estés seguro de que tú amigo está cómodo, podrás pasear con el gato sin problemas. Aprender a pasear con un gato con correa es un poco duro, pero no es una misión imposible, así que no te rindas, ¿eh?

Vigila siempre a tu amigo de cuatro patas

Incluso con un collar para pasear al gato, el guardián debe estar siempre al tanto de lo que hace su gato. El collar es una forma de guiar y no perder completamente de vista al animal, pero esto no garantiza que no le dé una forma de hacer sus propias acrobacias alrededor. Los gatos son muy curiosos y exploradores, y estas salidas a la calle sólo agudizarán aún más su instinto de caza. En esta mezcla de curiosidad y aventura, el gato puede acabar metiéndose en lugares donde no debería estar, como debajo de los coches o incluso en medio de la calle, corriendo el riesgo de ser atropellado. Además, otro riesgo que corren es comer algo del suelo que puede ser perjudicial para su salud. Por lo tanto, siempre que pasees con un gato, no te olvides de vigilarlo constantemente.

Mantén la calma si te encuentras con otros animales en el camino

Salir a pasear con un gato puede ser bastante imprevisible porque nunca se sabe con certeza lo que se puede encontrar en el camino. Tanto si se trata de personas como de animales, la mejor manera de afrontarlo es mantener la calma. Con los humanos suele ser más fácil, ya que no suponen una amenaza para tu mascota; pero si por casualidad te encuentras con otros animales cuando paseas con un gato, intenta no desesperarte. Aunque estés preocupado por tu amigo de cuatro patas, piensa que tu desesperación sólo puede perjudicar al gato y hacer que se sienta aún más estresado e incómodo con la situación. Por ello, lo ideal es tratar de evitar su contacto con estos otros animales y, al notar alguna señal de ataque o susto, puede ser mejor suspender el paseo del día.

Aumentar el tiempo de los paseos gradualmente para adaptar al gato a la nueva rutina

Para una mejor adaptación de su mascota a los paseos, un buen consejo es empezar con intervalos de tiempo más cortos e ir aumentando gradualmente. El primer día, lleva al gato a conocer el entorno por primera vez, pero no tardes demasiado en volver a casa. Es su primer contacto con la calle y 5 minutos son a veces suficientes para que eche un vistazo general al territorio. El segundo día, aumenta este tiempo a 10 minutos, dejándole explorar un poco más el entorno. Al tercer día, 15 minutos, y así sucesivamente hasta que sientas que has llegado al momento adecuado para seguir dando estos paseos. Pero atención: sólo hazlo si sientes que tu gato disfruta y se adapta bien a esta nueva rutina, ¿eh? No obligue a su gato a salir de casa contra su voluntad. El bienestar de su mascota debe ser siempre lo primero.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba