▷ Una Anécdota De La Vacunación Contra El Coronavirus 🥇 El Derecho Online
SUSCRÍBETE
Mundo

Una anécdota de la vacunación contra el Coronavirus

A nuevos retos, nuevas soluciones y muchas de ellas se están improvisando. La pandemia con su cauda de muertes, secuelas económicas y de salud, ha ocasionado que todo el mundo busque soluciones para mitigar, controlar o en su caso eliminar el virus que esta produciendo lo que vivimos.

Muchos(as) actores(as) han criticado la estrategia de vacunación implementada por gobierno federal de nuestro México y algunas voces lo han hecho con sólidos fundamentos. Otros(as) han denostado las acciones gubernamentales sin base sólida, siendo que el gobierno pudo incentivar la creación de un antídoto hecho en el país que hubiera sido más barato y de más rápida distribución.

Aunque casi era imposible que el enorme reto que representa la pandemia en México lo pudiéramos resolver con nuestros propios recursos, para este blog lo cierto es que estamos influenciados por el mundo y las grandes transnacionales farmacéuticas son las que cuenta con los insumos y el personal apto para desarrollar inmunizaciones, medicamentos y métodos que permitan controlar o erradicar el coronavirus.

Esto es resultado de las relaciones de poder en el mundo capitalista, por lo que siempre hay que buscar la equidad dentro y fuera de los estados nacionales.

La escasez de inmunizaciones para combatir al virus SARS-COVID2-2019 origina colas, contratiempos y otras cosas más como las que vivió el Doctor Sergio Aguayo Investigador del Programa de Estudios Interdisciplinarios de El Colegio de México.

En entrevista realizada por Carmen Aristegui, el académico narró lo que no se quejó por hacer fila y esperar mucho tiempo para recibir la inmunización contra el coronavirus. Dijo que nunca se quejó y haber entendido la situación y a su vez el acepto asumir esa situación a la mexicana, por lo que se resignó y aguanto. Esto al ser etiquetado con el lema #SufroComoAguayo, mismo que se hizo tendencia en Twitter.

Por lo que se sorprendió por la reacción negativa en su contra en, asimismo él investigador dijo que su intención era narrar sus impresiones en su cuenta de Twitter, volviendo a enfatizar que nunca sufrió en la fila. El sentido de su escrito era narrar lo que estaba pasando y si mencionar que fueron 3 horas bajo el sol, ese era el hecho.

Dijo estar impresionado por la reacción tan negativa de sector y gente que comentó. El investigador del COLMEX fue tachado de “chayotero”, “traidor” y el peyorativo que más le dijeron fue el de “malagradecido”. También quienes lo defendieron partieron de la idea de que uno puede reconocer, pero no se tendría que agradecer, puesto que el gobierno está obligado a garantizar la salud de todos(as). 

El docente del COLMEX señaló que existen diferencias entre quienes piensan que la gente debería ser sierva, o vasalla que agradece la buena voluntad del gobierno que está otorgando la vacuna. Esto no puede ser porque la tiene que otorgar, para eso se pagan impuestos. 

Aguayo reconoció la buena voluntad de todos(as) los(as) participantes(as), adultos(as) mayores, personal del chaleco verde, del chaleco guinda, enfermeras, la médica con don de mando que guiaba y ordenaba con altavoz y traía a raya a todos(as) en el lugar donde se inmunizaba a la gente. Según el investigador todos(as) pusieron su mayor esfuerzo, aunque para él se distinguieron los servidores del chaleco verde, es decir, los de Claudia Sheimbaum.

Más adelante se puso a pensar que pudo haber pasado entre López-Gatell y la Jefa de Gobierno porque los de chaleco verde controlaron el evento y desplazaron a los servidores de la nación. Asimismo, el investigador mencionó que la vacunación “ya está politizada” no por la oposición o los analistas, sino porque los(as) que tienen un cargo y quieren mencionar como se debe hacer, lo posiblemente no esté mal, siempre y cuando se asuma ese comportamiento.

Más adelante Aguayo señaló que la Jefa de Gobierno Claudia Sheimbaum visitó varios lugares en donde se detectaron inconvenientes para aplicar inmunizaciones ofreciendo disculpas, lo que le gustó al investigador. Por otra parte, el investigador señaló que López Gatell no visitó centros de vacunación, demostrando que la jefa de gobierno tomaba el control del problema.

Aguayo terminó su entrevista preguntando ¿Para qué tomaban fotos con la cara descubierta? A lo que una enfermera dijo que se necesitaba para formar el expediente clínico, explicación que al defensor de los derechos humanos no le pareció muy clara.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba