SUSCRÍBETE
Mundo

Asesinan militares a inmigrante guatemalteco

Para el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador, encabezar un gobierno protector de los derechos humanos no es tarea nada fácil y creo que par ningún gobierno lo es. Emplear a las fuerzas armadas en labores de asistencia social y de seguridad pública ha sido objeto de polémica ya que los ejércitos, las fuerzas aéreas y las marinas armadas de cada país por la naturaleza de sus funciones no están aptas para realizar funciones de seguridad pública.

Por otro lado, la creciente ola de emigrantes-inmigrantes de varios países, principalmente de Centroamérica ha demostrado la obsolescencia de los estados nacionales para brindar mejores condiciones de vida a su gente y la ineficacia para establecer controles que frenen o por lo menos controlen la emigración-inmigración ilegal.

El coronavirus y los recientes huracanes han aumentado la pobreza económica y la inseguridad en la región más estrecha de nuestro continente americano. También podemos añadir gobiernos impuestos por las transnacionales que incluso han fomentado guerrillas contra gobiernos que se oponen a sus designios y al narcotráfico, actividad en la que ha destacado México.

El secretario de la Defensa Nacional General Luis Crescencio Sandoval aceptó que un miembro del ejército disparó el lunes a las 13:00 horas contra un vehículo en un puesto de seguridad ubicado en la municipalidad de Mototzintla, estado de Chiapas, México. Cabe señalar que las personas que viajaban en el vehículo no realizaron ningún ataque a las fuerzas castrenses.

Como se sabe los puestos de revisión o de seguridad tienen la finalidad de escudriñar vehículos o personas para que no transporten armas, drogas ilegales, circulen autos robados y probablemente también en esos operativos también se detecten “inmigrantes ilegales”.

El ataque militar mato al guatemalteco Elvin Mazariegos cerca de la frontera Chiapas-México con Guatemala.

El secretario Sandoval informó que al reten casi llegó un vehículo ocupado con tres pasajeros, pero se detuvo antes de llegar al puesto de vigilancia y se echó de reversa “para escapar”. Posteriormente el militar aceptó que un elemento disparó a los pasajeros sin que mediara agresión de por medio, señalando que “existió una respuesta no adecuada por no haber agresión con armas de fuego o de otra manera, pero un soldado hizo detonaciones hiriendo a un pasajero que iba en el vehículo”.

 Luego de la agresión a las 15:00 arribaron 300 personas de la comunidad y guatemaltecos para pedir justicia, reteniendo a 15 elementos, tres vehículos y 15 armas de cargo. Los comandantes de la zona lograron la liberación de 9 elementos a las 6 de la tarde.

Sandoval en la conferencia mañanera informó que los elementos no fueron llevados a Guatemala, sino que siempre estuvieron en Chiapas y a las 20:30 horas la Unidad de Vinculación Ciudadana de la Secretaría de la Defensa Nacional continuó con las negociaciones y “se acordó la reparación económica, a su vez iniciar las acciones judiciales contra el soldado responsable”

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba